Señor Director,

Publicado el 12 septiembre, 2018 Por Cartas al Director

Preocupan las cifras publicadas la semana pasada, que evidencian los muchos jóvenes de la región de O’Higgins que prefieren continuar sus estudios superiores en otras regiones del país. Sucede que tenemos un tremendo desafío, que consiste en transformar nuestra región en un polo de desarrollo industrial, turístico y tecnológico, de la mano de un esfuerzo […]

Preocupan las cifras publicadas la semana pasada, que evidencian los muchos jóvenes de la región de O’Higgins que prefieren continuar sus estudios superiores en otras regiones del país. Sucede que tenemos un tremendo desafío, que consiste en transformar nuestra región en un polo de desarrollo industrial, turístico y tecnológico, de la mano de un esfuerzo mancomunado entre organismos de Gobierno, empresas privadas y establecimientos educacionales.

La Universidad de O’Higgins, el futuro Centro de Formación Técnica Estatal y los muchos establecimientos regionales de educación superior (tanto técnica como profesional) cumplen un rol prioritario en este esfuerzo. ¿Cómo hacemos para conectar la oferta académica con los requerimientos regionales? ¿Cómo incentivamos desde el Estado el desarrollo de investigaciones, centros y procesos tecnológicos que apunten a las problemáticas regionales? ¿Cómo construimos alianzas público-privadas en esta dirección? De la respuesta de estas preguntas se juega gran parte del desafío de motivar a los jóvenes a permanecer en la región, de manera de que vuelquen sus talentos al desarrollo regional.

¿Qué pasa con los planes de capacitación? ¿Estamos apuntando a las destrezas que requieren nuestras empresas? Y nuestros empresarios regionales, ¿cómo se insertan y relacionan con sus comunidades? ¿Tenemos sinergia con los planteles estudiantiles? ¿Estamos trabajando codo a codo con los organismos estatales dedicados al fomento de espacios colaborativos y de desarrollo?

En suma: las cifras que mencionábamos al comienzo más que preocuparnos, tienen que interpelarnos. Los cambios no surgen del azar, sino del esfuerzo de personas concretas y del empleo de los caminos correctos. ¿Tendremos las ganas de ejercer el liderazgo que se necesita para aquello?

Diego Schalper

Diputado distrito 15

Noticias Relacionadas

Columnas 15 noviembre, 2018

El potencial del ciclismo urbano