Gastos comunes: Sepa cómo prevenir los cobros injustificados

Publicado el 20 enero, 2019 Por Carla Dinamarca Miranda

Muchas veces hay un manejo malo o desordenado de los dineros.

Actualmente existen alrededor de 40 mil edificios en Chile y el 23,7% de la población vive en comunidades. Esto implica que los residentes deben contribuir a los gastos de mantención de los espacios comunes, ascensores, piscinas y jardines, al pago de los trabajadores de la comunidad, entre otros.

Debido a esto, se maneja en las comunidades una gran cantidad de dinero que requiere de una persona que lo administre, además de otras áreas, como legal y de gestión.

Para Mercedes Gómez, directora de auditoría de Clear Auditores, es usual encontrarse con un gran desorden en la administración de las comunidades, lo que facilita errores involuntarios o ‘voluntarios’ de parte de los administradores.

“Una auditoría es una oportunidad de control. En el caso de una auditoría detectiva, se realiza la revisión de las operaciones de una comunidad en un determinado período en el pasado, examinando toda su documentación para determinar que lo presentado, rendido o manejado por el administrador tiene respaldos fehacientes y fidedignos y que, por tanto, es veraz. Además, es una oportunidad de diagnóstico del estado de la Comunidad para que el Comité pueda tomar acciones de mejora”, indicó.

Respecto de la posibilidad de detectar alguna situación poco clara, sin pertenecer a la administración del edificio, Gómez es tajante. “Es difícil que un copropietario o un arrendatario, a través de la sola vista del documento de gasto común que se le entrega mes a mes, pueda percatarse de irregularidades”.

Para la especialista, las alertas para los copropietarios son que empiecen a aumentar el gasto común o que existan dificultades con los pagos. “Por ejemplo, si se echa a perder el ascensor y se demoran en arreglarlo, o si se echa a perder la bomba de agua, ya que la comunidad cuenta con un Fondo de Reserva para resolver este tipo de urgencias”.

Acerca del recibo de gastos comunes que se entrega a los copropietarios, Gómez asegura que “debiese incluir el detalle de los gastos de mantención, administración, uso y consumo, reparación y cualquier gasto extraordinario que pudo haberse ocasionado, incluyendo el número de factura o boleta”.

Noticias Relacionadas