Experta propone medidas para contener el inminente rebrote de sarampión en Chile

Publicado el 18 noviembre, 2018 Por Patricio Hernández

Además, reafirmó el llamado a los nacidos entre 1971 y 1981 a ponerse la segunda dosis de la vacuna.

El sarampión era una de las tantas enfermedades infecciosas que estaba erradicada en el mundo, pero nuevamente emerge como un tema de preocupación de salud pública. En gran medida ello obedece a que la población ha dejado de vacunarse, amparada en falsos conceptos.

En ese sentido, la doctora en Ciencias, microbióloga y académica de la carrera de Tecnología Médica de la Universidad San Sebastián (USS), Alicia Marcoleta, explicó que “dentro de las enfermedades infecciosas que han resurgido y que antes estaban controladas se encuentra el sarampión, el coqueluche y la poliomielitis. Se pensaba que estaban erradicadas porque la población se inmunizó desde la aparición de las vacunas de estas enfermedades, pero la acción de los movimientos antivacunas, terminó por generar esta preocupante situación en muchos países”.

A raíz de la situación, la especialista advirtió que “al no inmunizar a sus hijos, las personas lo que están afectando es el denominado ‘efecto rebaño’ en la comunidad, para prevenir el contagio de distintas enfermedades. Vale decir, se deja sin protección a las personas más vulnerables, porque cuando hay una cierta cantidad de población vacunada, indirectamente se está protegiendo a quienes son más susceptibles a las infecciones, como pacientes con cáncer o VIH y que finalmente los puede llevar a la muerte”.

En el caso de Chile, el Programa Nacional de Inmunización contempla dos dosis de la vacuna contra el sarampión. La primera es a los 12 meses y consiste en una vacuna trivírica que también incluye la rubéola y paperas. Posteriormente hay un refuerzo de la misma vacuna en primero básico (6 años).

En junio pasado, el Ministerio de Salud hizo un llamado a los nacidos entre 1971 y 1981 a colocarse la segunda dosis de la vacuna contra el sarampión debido a que no la recibieron en ese momento y quedaron expuestos a un eventual contagio.

Adicionalmente, Marcoleta advirtió que eventualmente se debería considerar la opción de vacunar a los migrantes en Chile, como una forma de normalizar y prevenir el contagio con sarampión y otros virus que pueden no formar parte de los planes de inmunización de otros países, como el refuerzo de la dosis contra el coqueluche, rubéola y la vacuna contra el rotavirus, la cual tampoco en nuestro país forma parte del plan de inmunización ministerial.

Respecto a los síntomas, la especialista advirtió que el sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa, que se transmite por las vías respiratorias a través de la nariz y la garganta de una persona infectada, puede propagarse a los demás a través de la tos y los estornudos o también permanecer en superficies.

Las primeras manifestaciones corresponden a pequeñas lesiones blancas que aparecen al interior de la boca. Algunos días después se observan los clásicos exantemas o erupciones rojas en la piel.

El sarampión es tan contagioso que si alguien tiene la enfermedad, el 90 % de las personas cercanas a ella y que no tengan inmunidad también se infectarán.

 

Noticias Relacionadas