Mañana Templo Parroquial de Guacarhue vuelve a recibir a la comunidad

Publicado el 16 enero, 2014 Por Glenda Inostroza

La construcción original del Monumento HIstórico resultó seriamente dañada en el terremoto del 2010.

Las obras en el Templo se efectuaron respetando el diseño arquitectónico de la estructura original.

Las obras en el Templo se efectuaron respetando el diseño arquitectónico de la estructura original.

Mañana se realizará la ceremonia de inauguración del Templo Parroquial de la localidad de Guacarhue, en la comuna de Quinta de Tilcoco.

La construcción original, que fue declarada Monumento Histórico en 1991, colapsó en un 80% tras el terremoto del 2010, quedando además la parte restante de la infraestructura con un peligro inminente de derrumbe, por lo que el Templo -que fue diseñado por Toesca y que data de 1796- debió ser construido de nuevo.

El proyecto contempló la reconstrucción y estabilización de la nave central y del campanario, además de la restauración y consolidación estructural de la capilla continua y la intervención de la Plaza de Los Tilos a nivel de pavimento y de iluminación, lo que implica que se realizaron obras por más de 800 metros cuadrados.

Sobre la importancia de este acontecimiento para la comunidad cristiana, el padre Martín Medel, de la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Guacarhue, sostuvo que el contar nuevamente con el Templo es de gran trascendencia por ser este un monumento histórico y porque “está muy arraigado en el sentir común de la comunidad guacarhuina, la gente quiere mucho su templo y cuando lo vio en el suelo jamás pensaron que se iba a poder reconstruir tan rápido porque es una de las primeras parroquias que está construida con platas del gobierno, porque un proyecto de mil millones de pesos para una comunidad tan pequeña”.

Además, el párroco subrayó que “la comunidad guacarhuina y la comunidad quintana están muy contentos” y añadió que “la idea es que se dé a conocer que más adelante podamos tener un pequeño museo, mostrar un poco la historia de este pueblo tan antiguo y que en el fondo está enraizado en las tradiciones campesinas en donde la fe ha sido un pilar fundamental para cada uno de los habitantes que se han vuelto a reinventar después del terremoto. La fe es lo que se mantiene, lo que trasciende”.

“Yo como párroco llegué hace muy poco acá, todavía no cumplo un año, pero he podido percibirlo así y doy gracias a Dios de que me haya tocado la dicha de poder vivir un acontecimiento así”, reconoció el sacerdote.

La iglesia respeta el lenguaje de la arquitectura tradicional del valle central, creando un conjunto armónico con las viviendas de fachada continua que la rodean y se estima que las obras realizadas beneficien a una comunidad de cerca de 5 mil personas y que las construcciones efectuadas tengan una vida útil de 30 años.

Noticias Relacionadas