Tips para perder peso de manera saludable y sin efecto rebote

Publicado el 23 noviembre, 2019 Por Equipo de Corresponsales

Una dieta equilibrada idealmente debe incorporar 3 porciones de verduras y 2 porciones de frutas de distintos colores.

Se acerca el verano y comienzan las altas temperaturas, lo que da paso a la temporada de playas o piscinas. Muchos de nosotros nos hemos inscrito al gimnasio, empezamos una dieta e incluso tomamos la decisión de dejar de comer algunos alimentos para conseguir un verano en el estemos cómodos con nuestro cuerpo.

Sin embargo, independiente de que bajemos de peso y consigamos tener un mejor aspecto, muchas de las dietas que hagamos no serán definitivas y terminaremos viviendo el “efecto rebote”, donde subimos la cantidad de kilos que perdimos o inclusive aumentamos nuestro peso inicial.

Al respecto la nutricionista de ISS Chile, Bianca Mira, asegura que cada cuerpo es diferente y para conseguir una baja en el peso, disminuyendo el porcentaje de grasa y aumentando la cantidad de músculos “se deben analizar los gustos y preferencias alimenticias del paciente, tiempos de comida actuales, jornada laboral, hobbies,  patologías asociadas e incluso conocer antecedentes familiares de enfermedades,  además de identificar las conductas que llevaron a la persona a conseguir un aumento de peso. En base a esto se genera una pauta nutricional que considere todo tipo de nutrientes esenciales, lo que debe ser complementado con actividad deportiva.”.

Además Mira destaca que los cambios nutricionales toman tiempo y que se debe generar un cambio de hábitos a largo plazo donde se incluyan cuatro comidas al día y se evite picotear. Si de todas formas quieres  perder algunos kilos, te dejamos cinco tips que te ayudarán en tu objetivo sin dañar tu cuerpo:

Evitar ayunos: Si bien hay dietas que sustentan los ayunos intermitentes, si no te asesoras y no realizas un plan nutricional a tu medida, el cuerpo no consume las calorías necesarias y retiene las próximas ingestas, lo que genera un aumento de peso al largo plazo.

Tener un desayuno saludable: Una de las comidas más importantes es el desayuno, es aquí donde conseguimos abastecer a nuestro cuerpo luego de las horas de sueño.

Combinar frutas, carbohidratos y lácteos puede ser una buena opción, donde además de empezar el día de manera más activa, podrás sentirse satisfecho por más horas.

¡Muévete!: Si no eres muy fanático del deporte, el simple hecho de caminar 30 minutos al día es de gran ayuda. Cada actividad que signifique dejar el sedentarismo favorece la circulación y ayuda a nuestro sistema digestivo. 

Consume 3+2: Una dieta equilibrada idealmente debe incorporar 3 porciones de verduras y 2 porciones de frutas de distintos colores, con esto aportamos una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra, que aporta mayor saciedad a nuestro organismo, evitando esos picoteos innecesarios.

¡Las bebidas y jugos no hidratan como el agua!: Si bien son líquidos y tienen porcentaje de agua en su composición, las bebidas y jugos tienden a ser altos en azúcar y sodio, lo que además de no aportarnos la hidratación requerida, puede conseguir retención de líquido y efectos indeseados en nuestra piel como la celulitis. Una buena alternativa de hidratación son las aguas saborizadas caseras con frutas o verduras.

Siguiendo estos pasos podrás generar cambios positivos en tu cuerpo, perdiendo esos kilos que te hacen sentir incómodo de manera definitiva.

Noticias Relacionadas