Mitos y verdades sobre las pastillas anticonceptivas

Publicado el 9 septiembre, 2019 Por Equipo de Corresponsales

El acceso a estos métodos siempre debe ir acompañado por la prescripción y el seguimiento médico.

Por definición, un mito es una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de una persona o de una cosa, dándoles mayor valor de la que tienen en realidad. “Pocas materias en la medicina generan tantos mitos como la anticoncepción. Muchos de ellos son construcciones falsas o sustentadas en conocimientos científicos que ya no están vigentes”, señala Paula Molina, químico farmacéutica. Por esto, “es importante la información y educación para que éstos no persistan, ya que lo único que generan son barreras para que la población acceda a tratamientos más efectos”, enfatiza.

El acceso a estos métodos, sin embargo, siempre debe ir acompañado por la prescripción y el seguimiento médico, como cualquier otro tratamiento farmacológico. El derribar estos mitos contribuirá a disminuir las posibilidades de embarazos no deseados, además de mejores resultados en tratamientos ginecológicos.

Los anticonceptivos hormonales causan cáncer: “Por el contrario a lo que se piensa, los anticonceptivos hormonales han demostrado reducir el riesgo de cáncer de ovario y endometrio, con un efecto positivo varios años después de la suspensión de este tratamiento”, afirma Molina. De acuerdo a un estudio del Royal College Of General Practitioners del Reino Unido publicado en 2017 –y que abarcó a más de 40 mil mujeres jóvenes y mayores-, el cáncer de mamas no aumenta durante el uso de pastillas o en las personas que las utilizaron hace poco. Este mismo estudio señala que algo similar sucede con el cáncer del cuello uterino, cuyo principal responsable es un virus.

Las pastillas anticonceptivas engordan: Este es uno de los mitos con mayor propagación en mujeres de todo el mundo. “Es probable que este mito provenga de los primeros anticonceptivos hormonales, que contenían dosis mucho más altas que podían generar aumento de peso o retención de líquido”, indica Molina. No obstante, los anticonceptivos orales que actualmente se encuentran en el mercado contienen dosis más reducidas, manteniendo la eficacia del medicamento pero sin los efectos adversos que se podían ver en el pasado.

Los anticonceptivos producen trombosis: Las pastillas que contienen estrógenos pueden modificar algunas proteínas que intervienen en la coagulación de la sangre. Por esto, se habla de un aumento en problemas relacionados a trombosis o AVC. “Esto siempre va a depender de otros factores de una paciente y no sólo por el fármaco en sí. Aquellas con sobrepeso u obesas y que además fuman, podrían verse más expuestas a este tipo de efectos”, indica la químico farmacéutico. Por esta razón, sugiere que estos tratamientos siempre deben ser indicados por un especialista, que evaluará la condición general de la mujer y posibles factores de riesgo.

Por estas razones, es importante informarse y mantener siempre el control y orientación de un especialista. Los mitos sólo ayudan a perpetuar la falta de información e interferir en la ejecución del mejor tratamiento para cualquier tipo de paciente.

Noticias Relacionadas

Tendencias 8 septiembre, 2019

Fallece cantante español Camilo Sesto