PUBLICIDAD
Columnas de Opinión

Un acto de heroísmo

SÁBADO, 23 DE ENERO DE 2021

¿Qué nos queda entonces? ¿cómo podremos salir de este círculo que nos hace sentir tan encerrados?


PUBLICIDAD

La expectativa de algo que va a ocurrir, influye en los actos y reacciones de las personas. En este sentido, el verano es para muchos un signo de descanso y vacaciones. Luego de un año de trabajo y/o estudio, pasadas las fiestas y sus ritos característicos, llega enero y trae consigo la ilusión de un cambio de ciudad, de actividad o al menos de la rutina. Este año, tenía además la expectativa de ser una pausa a todo lo que ha ocurrido producto de la pandemia, sin embargo, muchas de ellas no se han cumplido.

Familiares enfermos, comunas en cuarentena, aforos reducidos, permisos restringidos o la necesidad de trabajar, son algunos de las realidades con las que nos hemos encontrado y que chocan con las ilusiones contenidas los meses anteriores. El uso de mascarillas por su parte genera cansancio y molestia además de una falsa sensación de confianza en los círculos privados que lleva a las personas a abandonarlas.

¿El resultado? Lo podemos ver no solo en las noticias, sino que a nuestro alrededor con el aumento de los contagios y conductas de rebeldía contra las normas establecidas

¿Qué nos queda entonces? ¿cómo podremos salir de este círculo que nos hace sentir tan encerrados? ¿No será hora de transformar esta pandemia en pequeños actos de amor heroico por los demás? En el pasado, nuestro país se ha levantado de grandes catástrofes al coordinar esfuerzos y trabajos. Dejar de pensar en mi comodidad y mirar el bien de todos, podría hacer que nuestras decisiones fueran diferentes. Desde elementos tan simples como el uso de mascarillas en ambientes cerrados o respetar la distancia entre las personas. ¿Habrán querido contagiar a otros en celebraciones o encuentros? Me atrevo a decir que no. Solo nos creímos invencibles e inmunes a todo mal.

El resultado apareció después. Un acto de amor, es hacer algo por otro a veces sin saberlo. Muchas veces no tiene nombre ni rostro. Es, simplemente, una persona con la que me pude cruzar en la vida. Un momento nada más. Es pensar que mis actos tienen una consecuencia visible o invisible y que si lo hago no es por esperar algo a cambio. No hay un titular de diario que hable de quien se mantiene con su mascarilla puesta o respeta el aforo, no nos hace ganar popularidad.

Podría ser incluso lo contrario. Si la pandemia tiene como resultado que nuestros hijos aprendan a actuar pensando en el bien de todos, podremos sentirnos satisfechos de haber dejado en ellos una herramienta fundamental que los hará ser más conscientes y generosos con quienes tienen alrededor. Tendremos pequeños héroes que, incluso sin saber, pudieron salvar la vida de otros.

Partamos por dar el ejemplo, entendiendo que estas vacaciones serán diferentes y que si bien para algunos tendrá incomodidades porque no pudimos ir al lugar que quisimos, otros tuvieron que despedirse de quienes más querían.



Acerca de Leonor Cifuentes Gil.
Ha trabajado por 20 años con diferentes familias en colegios y en atención infanto-juvenil, tanto en el servicio público como privado. Actualmente es parte del equipo de Formación del Colegio Los Cipreses de la Fundación Agrosuper.
PUBLICIDAD
Comentarios

Cargando...
PUBLICIDAD
Loading...