Hoja en blanco

Publicado el 6 marzo, 2020 Por Columna de Opinión

Una hoja en blanco es la inspiración de un poeta para escribir sus versos, de un escritor para escribir un cuento o novela. Es la adrenalina de un periodista valiente que decide contar la verdad. Es la inocente y temerosa mirada que le da un niño a la primera hoja en blanco de su cuaderno. […]

Una hoja en blanco es la inspiración de un poeta para escribir sus versos, de un escritor para escribir un cuento o novela. Es la adrenalina de un periodista valiente que decide contar la verdad. Es la inocente y temerosa mirada que le da un niño a la primera hoja en blanco de su cuaderno. Es la mirada dulce que los pololos antiguos le daban a esa hoja que llevaría palabras tiernas a un amor lejano. Si una hoja en blanco inspira tanto sentimiento y creatividad, ¿Por qué gran parte de la derecha chilena le tiene miedo a comenzar a redactar la nueva Constitución a partir de una hoja en blanco?

La razón de fondo a este miedo debe estar en que por años tuvieron ellos la facultad y el privilegio para ser quienes podían escribir o redactar una Constitución partiendo de una hoja en blanco, sin la participación de la ciudadanía, salvo para preguntarle en plebiscitos sin garantías, poco informados y presionados por miedo a decir sí, a la propuesta de la elite política gobernante, como ocurrió con la aprobación de la Constitución de 1980. Ninguna de nuestras Constituciones fue redactada por una Asamblea Constituyente o Convención Constituyente, como lo exige la mayoría de la ciudadanía en la actualidad, siempre fue hecha por personas designadas por la elite política y entre cuatro paredes.

Ahora que la hoja en blanco no estaría cien por ciento en sus manos, la derecha ha iniciado una campaña que deslinda en el terror, y ofrece, si se rechaza el cambio de la actual Constitución, hacer los cambios a los cuales por años se opusieron. ¿Qué garantía tiene la ciudadanía que cumplan con lo prometido, cuando el nivel de desconfianza en los actuales políticos, de todos los sectores, tiene porcentajes históricos? Lo ideal sería, no solo elegir constituyentes para redactar una nueva Constitución, sino también elegir un nuevo parlamento, con componentes con las manos limpias y con la suficiente idoneidad para redactar y aprobar las leyes que la nueva Constitución necesitará.

Una hoja en blanco para redactar la nueva Constitución no significa comenzar de cero, existen conceptos universales que deberán estar consignadas en la nueva carta fundamental, como: Democracia, Derechos Humanos, República, Libertad de culto, opinión y prensa. Autonomía y separación de los poderes del Estado. Entre otras cosas. Lo que quiere la derecha es tener la Constitución del 80 como modelo y en base a ella aprobar algunos cambios, Eso no es una nueva Constitución, eso es una reforma a la vieja y desprestigiada Constitución heredada de la dictadura, eso es intentar conservar los privilegios de la clase económica dominante.

Lo que se requiere es una nueva Constitución que garantice la Democracia y el derecho a que todos los ciudadanos tengan una vida digna.

José Alvarez Lara

Noticias Relacionadas

Columnas 27 febrero, 2020

El suicidio de la Iglesia

Columnas 27 febrero, 2020

A diez años del desastre total