Seremi de Agricultura y muertes por Hanta: «El mundo rural debe estar muy alerta”

Publicado el 12 febrero, 2020 Por Arturo Alvarez

Autoridad entrega una serie de importantes recomendaciones para prevenir el contagio.

Una familia de la región del Bío Bío está viviendo una verdadera tragedia tras la muerte de dos de sus hijos por virus Hanta. La situación ha enlutado a la zona y ha encendido las alarmas en el mundo rural.

En este sentido, el seremi de Agricultura de O’Higgins, Joaquín  Arriagada, recordó que esta región «es particularmente rural, una de las mayores actividades económicas que mueve a nuestra gente es la agricultura y el sector forestal», por ello hizo un llamado «con el que esperamos salvar vidas, que no vuelva a morir nadie, mucho menos un niño de 3 años y su hermano mayor como ha sido el último caso».

«Tenemos un enorme porcentaje de trabajadores en esta región que viven su vida en el campo, el bosque, mujeres recolectoras de frutos silvestres del secano, que son cientos también, mucha población vulnerable de sufrir el contagio de este virus que transmite el ratón de cola larga, que es tan común por lo demás, transmisión que se produce por vía respiratoria”, recalcó el seremi de Agricultura.

Recomendaciones para prevenir el contagio

La autoridad recordó que “el contagio se produce al respirar aire contaminado con excretas, orina o saliva de ratones silvestres. Lo más frecuente es que esto se produzca al mover, utilizar objetos, dormir, o trabajar en lugares principalmente cerrados, tales como galpones, entretechos, bodegas, leñeras o casas donde haya estado el roedor y hayan dejado orina, deposiciones u otras secreciones».

Dice que es «muy probable que esto último le haya pasado lamentablemente a esta familia del sur, así que la principal recomendación es tener en cuenta que el virus pierde rápidamente su nivel infeccioso al exponerlo a detergente o agua con cloro”.

Entre las recomendaciones, se debe evitar lugares donde normalmente anidan roedores, como bodegas, leñeras, entretechos, cajas, etcétera; reparar las construcciones para prevenir ingreso y colonización de estos animales, especialmente sellado de grietas y hendiduras por la que puedan ingresar roedores. Tener pisos, ventanas y puertas con cierres herméticos.

Al ingresar a una casa, bodega o galpón que ha estado deshabitado, ventilar ampliamente antes de ocupar, por al menos 30 minutos; guardar los alimentos (especialmente granos, legumbres, semillas, fruta y tubérculos) en envases bien cerrados, incluidos los de mascotas; evitar el consumo de frutas silvestres y en caso de hacerlo, lavarlas minuciosamente y pelarlas en caso de que sea factible: consumir agua potable o envasada; evitar acampar en zonas con maleza y hacerlo en carpas con piso y cerradas; limpiar periódicamente el piso y la superficie de la cocina; botar la basura en recipientes cerrados y lejos de la casa o carpa; no dejar utensilios sin lavar y proteger a los depredadores naturales de los ratones, como búhos, gatos y culebras.

Noticias Relacionadas