El aporte de la farmacia popular en Rengo: Usuario ahorra hasta 3.600% en medicamentos

Publicado el 9 noviembre, 2019 Por Erika Pulgarin

"Aquí queda en evidencia el gran robo de los fármacos en nuestro país", dijo el alcalde Carlos Soto.

En el año 2014 el alcalde Carlos Soto junto a un equipo técnico del Departamento de Salud conocieron la experiencia en la municipalidad de Recoleta sobre las farmacias populares. Fue de esta manera que Rengo se convirtió en la primera comuna de la región de O’Higgins donde empezó a funcionar una Farmacia Popular.

“Teníamos claro que nuestros adultos mayores eran víctimas de verdaderos robos por las farmacias, y quisimos ayudar a quienes más lo necesitan. Hicimos mucha investigación, luego inauguramos y partimos un 15 de febrero del 2016”, declaró el alcalde de Rengo, quien además explicó que “esta pelea no fue fácil, nosotros no nos inscribimos en esta asociación de farmacias populares que hay a nivel nacional. Tuvimos que soportar la prepotencia de los empresarios de distintos laboratorios en Chile pero ganamos la pelea”.

En referencia a los valores de ciertos medicamentos se puede destacar, que por ejemplo el Brexotide, indicado en el tratamiento regular del asma, en una farmacia comercial su valor es de $54.999, y en la Farmacia Popular es de $1.974.

El Artrotin, que es un tratamiento para la artritis, el valor en una comercial es de $67.999 y en la popular es de $1.871. El Estaprol, que controla los niveles elevados de colesterol, tiene un costo comercial de $71.499 y en la farmacia popular de $16.632.

El Duodart, indicado para el tratamiento de la hiperplasia prostática benigna, se vende en farmacias comerciales a $44.499 y en la Farmacia Popular el valor alcanza la suma de $6.539. Otro ejemplo es el del Pregobin, que está indicada para el tratamiento del dolor neuropático en adultos, como la fibromialgia, y alcanza un valor comercial de $44.999, y popular de $5.712; diferencias que superan los 66 mil pesos.

“Los usuarios intermedian sus recetas permanentes todos los meses. A nosotros no nos llegan los medicamentos, el usuario viene con la receta y nosotros compramos, y de todos los medicamentos existe un ahorro del 62.67%”, explicó  la autoridad. Además señaló que “aquí queda en evidencia el gran robo de los fármacos en nuestro país, que afecta a la gente más desvalida, cobrándole hasta un 3.600% más del valor real. Esto debe evidenciar el robo y la solución es terminarlo, porque no es posible que existan estas diferencias”.

Noticias Relacionadas