Rancagua: Micrero detenido por manejar ebrio marcó 2.58 gramos de alcohol en la sangre

Publicado el 8 octubre, 2019 Por Norelis Vilchez

El sujeto de 53 años quedó inhabilitado para conducir cualquier tipo de vehículo.

Una alarma se encendió en los pasajeros que se trasladaban en una micro de la línea Isabel Riquelme al percibir que el chofer que la conducía, lo hacía en estado de ebriedad y que esto ponía en riesgo sus vidas. El desespero los llevó a aprovechar la cercanía de Carabineros para dar aviso.

Tras el hecho, el mayor Carlos González manifestó que “pasajeros que iban en el microbús, que venía circulando por la calle Cuevas en dirección al poniente, al llegar a la esquina de Bueras se encuentran con personal de servicio de Carabineros y dan aviso. Los funcionarios proceden a solicitarle la documentación al conductor del microbús y perciben su fuerte aliento etílico y su incoherencia al hablar”.

Señaló que el chofer fue sometido a una prueba respiratoria que arrojó 2.58 gramos de alcohol en la sangre, lo cual es una ebriedad manifiesta. “Fue detenido, se le practicó el examen de alcoholemia y por instrucciones del Ministerio Público quedó en libertad, citado a la Fiscalía local de Rancagua”, expresó el funcionario policial. Asimismo, dijo que la detención del sujeto fue en horas de la noche y responde a las iniciales de O.S.O., de 53 años de edad.

Destacó que a contar de la aprehensión su licencia para conducir fue remitida a la Fiscalía, por lo tanto está inhabilitado para conducir cualquier tipo de vehículo. “La conducción en estado de ebriedad es un delito y esto se agrava al ser un transporte  público de pasajeros; además iba en recorrido y con pasajeros”, señaló el funcionario.

Por otra parte, González destacó que en lo que va de año esta es la primera detención que realizan por este delito y que mantienen vigilancia permanente. «Todos los fines de semana se trabaja en forma conjunta con el equipo del Senda (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol) en lo que es la detección de conductores con consumo de alcohol o bajo la influencia de drogas. Es un trabajo preventivo permanente, fuerte, que se hace con los conductores, pero es tan amplio el parque vehicular de Rancagua que prácticamente no se puede fiscalizar a todos los conductores que quisiéramos al día”.

Aclaró que este no es un hecho recurrente, incluso a nivel nacional. “Se ha sabido a través de la prensa de conductores de buses que lo hacen con aliento etílico, pero aquí en Rancagua no teníamos antecedentes en lo que va de 2019 de este tipo de delito”.

Explicó que “cuando se hace una aproximación o una transformación de lo que indica el alcohol, que es la prueba respiratoria, para tener un cálculo más preciso tendría que conocerse el resultado de la alcoholemia, pero va a depender mucho de la contextura física de la persona que es sometida al examen. Pero para tener una idea, una prueba respiratoria que arroja 2.58, estamos hablando de por lo menos de unos 4 a 5 vasos de un destilado sobre 35 grados de alcohol”.

Noticias Relacionadas