A propósito de las injusticias sociales

Publicado el 29 octubre, 2019 Por Columna de Opinión

El Banco Estado pone barreras para renegociar las tasas de los créditos hipotecarios a las familias más vulnerables de nuestro país. Estamos en un momento óptimo para renegociar las tasas de interés de los créditos hipotecarios, yo he podido hacerlo de manera rápida y a un costo muy bajo (menos de 90.000) con el banco […]

El Banco Estado pone barreras para renegociar las tasas de los créditos hipotecarios a las familias más vulnerables de nuestro país.
Estamos en un momento óptimo para renegociar las tasas de interés de los créditos hipotecarios, yo he podido hacerlo de manera rápida y a un costo muy bajo (menos de 90.000) con el banco en el que tengo mi crédito hipotecario.
He tratado de transmitir este mensaje con la mayor cantidad de personas posibles, y acompañe a una persona que entiende poco de estos temas a realizar este proceso con el Banco Estado, aún le quedan cerca de 5 años de crédito hipotecario, es una persona mayor de 70 años, que ha pagado regularmente, pero tiene una tasa alta. Al llegar a la sucursal tanto la ejecutiva como la jefa de la sucursal (Banco Estado que se encuentra en las rejas con la Alameda) expresaron que para poder renegociar su crédito debe llevar una cotización de otro banco, les pedí me dieran dicha información por escrito para poder presentar un reclamo formal a la superintendencia, pero indicaron que no podían hacerlo.
Muchas personas que no tienen acceso a otros bancos comerciales, porque han comprado la vivienda con subsidio, pero son buenos pagadores (nunca se ha atrasado en el pago de su dividendo), pero tienen el inconveniente de no ser sujetos de créditos por un conjunto de razones, por ejemplo edad, ingresos variables que impiden demostrar renta, pero que el banco conoce perfectamente el historial de pago, se ven impedidas de aprovechar estas oportunidades que ofrecen las condiciones actuales para renegociar su crédito en un banco que es Estatal y que pone barreras que podrían generar un alivio importante a muchas familias de nuestro país que deben pagar tasa de interés más altas por tener un supuesto riesgo mayor. El banco conoce perfectamente la moralidad de pago de sus clientes, permitiéndoles hacer una clasificación más apropiada de los riesgos en que incurre. Así, los más pobres deben pagar tasas de interés más altas que los más ricos transformándose en otro elemento de desigualdad en la compra del mayor bien que pueda adquirir una familia.

Roberto Contreras Marín

Dr. En Economía Industrial e Internacional.
Director Escuela de Postgrado.
Universidad Tecnológica Metropolitana

Noticias Relacionadas

Columnas 22 octubre, 2019

Pecado social   

Columnas 15 octubre, 2019

¿Qué es la esperanza?