Serviu aborda problemas en subsidio de habitabilidad rural: “Estamos viendo cómo ser más eficientes”

Publicado el 11 septiembre, 2019 Por Equipo de Corresponsales

El director regional explicó que el DS10 funciona distinto a la mayoría de los subsidios entregados por el Minvu, lo que ha traído problemas en su implementación.

El jueves diario El Tipógrafo dio a conocer una preocupante situación en que la tardanza y el olvido afecta a un grupo de 11 familias pertenecientes al rural sector de Quilicura, en la comuna de Las Cabras. En enero de 2017 el Ministerio de Vivienda y Urbanismo otorgó a estas familias un subsidio de habitabilidad rural llamado DS10, y a pocos meses de cumplirse tres años desde la obtención de este beneficio estatal ninguna de estas familias ha podido ver concretados los trabajos requeridos en mejoramiento y ampliación.

Érika Cornejo, vecina de Quilicura y beneficiada por el subsidio DS10, señaló en conversación con diario El Tipógrafo que ha intentado encauzar los esfuerzos de los habitantes del sector para la concreción de las obras, donde además ha tratado de facilitar la documentación solicitada desde Fractal Egis, empresa a cargo, para hacer su entrega al Serviu regional.

“Yo pienso que es más que nada porque somos poquitos, y cuando empezamos con esto nos vinieron a visitar empresas constructoras y pasó que, como estamos muy lejos unos de otros, nadie nos tomaba mucho en cuenta. No les sirve a las constructoras porque estamos en el campo, y después salió la modalidad de postular a través de Fractal Egis y desde ahí estamos casados con esto”, explicó Érika al respecto.

Según información proporcionada por el Serviu O’Higgins, el actual Decreto Supremo 10 data del año 2015, y anualmente va variando dependiendo de los presupuestos que se van aprobando según las necesidades propias de cada región. “Es un programa donde el ministerio busca llegar a todas las personas, incluidas las rurales, porque son uno de los mayores patrimonios que tenemos como región, que tenemos que cuidar y proteger con gestión detrás, y es uno de los desafíos que hemos tenido durante este año. Si como ministerio no hacemos terreno nos cuesta llegar hasta las necesidades, y estamos viendo cómo ser más eficientes para poder aplicarlo de manera más rápida, y por mientras tenemos que hacer gestión para que esto funcione mejor”, señaló sobre el decreto Manuel Alfaro, director regional del Serviu.

En relación al lamentable caso de los subsidios DS10 otorgados en el sector de Quilicura, comuna de Las Cabras, la autoridad explicó que este beneficio orientado hacia la población rural funciona distinto a la mayoría de los subsidios que entregan desde el Minvu, y que este detalle ha representado una de las principales piedras de tope en la concreción del proyecto en cuestión. “Desde el minuto que se hace entrega del certificado (a la empresa a cargo) hay que generar todo el proyecto, y eso ha sido uno de los temas que a las entidades patrocinantes les ha costado poder ingresar, y por eso como servicio hemos estado mucho más encima del problema desde que asumí como director, para poder sacar estos proyectos rurales”.

Durante el año pasado el Minvu entregó 851 subsidios DS10 en la región de O’Higgins, número que se enmarca dentro de un total de 10.942 subsidios habitacionales entregados en la zona. Al respecto, Manuel Alfaro señaló que este beneficio es un programa que no forma más del 3% del total del presupuesto de la cartera, pero que no por esto es menos importante para la región de O’Higgins.

“Es importante para nosotros como región sacarlo adelante, porque justamente este subsidio lo que premia es la lejanía de los lugares desarrollados, donde se necesitan facilidades para el agua y, por ejemplo, en la región tenemos un problema hídrico serio sobre todo en el secano costero, donde no hay una red de agua, sino que se ven provistos por camiones aljibes. Entonces, como cartera tenemos que responder hacia la realidad de este sector y en ello estamos trabajando”, finalizó el director.

Noticias Relacionadas