Sargento e Ignacia Michelson perdieron al hijo que esperaban

Publicado el 6 julio, 2019 Por Equipo de Corresponsales

La chilena había compartido una postal asegurando que tenía tres meses de embarazo.

Hace algunas semanas se conoció que los participantes del reality Resistiré, Sargento Rap e Ignacia Michelson estaban esperando su primer hijo, concebido al interior del encierro de Mega.

En un comienzo ambos fueron muy cautos a la hora de enfrentar el revuelo que había causado la filtración de esta noticia, y solo a mediados de junio compartieron sus impresiones, confirmando que serían padres e incluso mostraron una ecografía.

Con el paso de los días, la chilena compartió otra postal asegurando que tenía tres meses de embarazo y mostrando una pequeña pancita, además de indicar que no se había sentido muy bien los últimos días.

Hasta ahí todo bien, sin embargo, una publicación compartida por el mexicano, sorprendió a sus miles de fanáticos en redes sociales. El cantante escribió un sentido y extenso mensaje revelando que habían perdido el hijo que esperaban.

“Pensé que estaba siendo la diferencia de la mayoría, todos nos decían que no sería fácil, pero a mí en lo personal todo se me hacía parte de, por ende, todo era perfecto. Todas esas bajas que pasamos las superamos con un amor tan de nosotros, que ni quedaron grietas en las paredes, ni polvo sobre los muebles, solo estudiaba el pie del que cojeábamos y, en menos de lo que se calentaba el agua para el guatero, ya tenía descifrados los códigos”, partió diciendo el chico reality.

Luego agrega que todo habría ocurrido durante una noche cuando se fueron a dormir, pues a la mañana siguiente “éramos dos de nuevo”.

“Una noche antes mientras ella se tomaba fotos de la barriga frente al espejo, yo escribía una canción sobre lo ‘chingon’ que se sentía ser un superhéroe. Dormimos y al despertar ya éramos dos de nuevo”, dijo.

View this post on Instagram

PERDIMOS A NUESTRO HIJO. Pensé que estaba siendo la diferencia de la mayoría, todos nos decían que no sería fácil pero a mí en lo personal todo se me hacía parte de, por ende todo era perfecto, todas esas bajas que pasamos las superamos con un amor tan nosotros, que ni quedaron grietas en las paredes ni polvo sobre los muebles, solo estudiaba el pie del que cojeábamos y en menos de lo que se calentaba el agua pal Guatero ya tenía descifrados los códigos. Todo lo dejamos en manos de Dios desde el inicio y todo tenía sentido hasta esa mañana. Una noche antes mientras ella se tomaba fotos de la barriga frente al espejo, yo escribía una canción sobre lo chingon que se sentía ser un súper héroe, dormimos y al despertar ya éramos dos de nuevo. No me atreveré a escribir lo que siento que esta sintiendo mi mujer, pero en cuanto a mi, estoy hecho mierda perro, la ilusión me explotó en la mano y siento como si se me hubiera volado el alma, la capa ya me queda enorme, se le borro mi nombre, siento como si estuviera cargando un camión con los párpados vato… Como no llorar? Y lo peor de todo… Como llorar y caer al precipicio agusto si es lo que menos necesita ver mi mujer? No sé qué tan Bueno soy actuando pero trato de improvisar sobre mi dolor, sin ritmo ni base, solo pasando el día. Nunca supimos si iba ser niño o niña, la única imagen presente que tenemos de nuestro bebé es este trajecito colgado en medio de nuestra ropa. .-Se nos corto la comunicación hijo, no sé si alcanzaste a escuchar mis ultimas palabras sobre el vientre de tu mamá, espero todo esté bien por allá arriba y no te hayas regresado por algo grave, pórtate bien por favor, te amamos un chingo. Nos vemos pronto. Dios con nosotros.

A post shared by ❌❌❌S A R G E N T O R A P (@sargentorap_oficial) on

Ignacia, por su parte, también compartió un desgarrador mensaje lamentando su pérdida y asegurando que desaparecería por un tiempo de las redes sociales para saber cómo lidiar con su dolor.

“La verdad es que no sabía si contar o no, pero me armé de valor para poder escribir estas líneas. Sé que la mayoría me conoce como alguien alegre pero no podría describir el dolor que siento. Estaba tan ilusionada con ser mamá, tenía mi vida planeada junto a ti. Nunca voy a saber si eras hombre o mujer o cómo era tu carita, solo me queda el consuelo de que los tiempos de Dios son perfectos. Uno no está preparado para ver a su hijo morir, es el dolor más grande que puede existir en la vida y ahora no sé cómo lidiar con él, solo les pido que no me pregunten y voy a desaparecer un tiempo de aquí”.

Noticias Relacionadas