Menores y delincuencia. Buenas noticias

Publicado el 8 febrero, 2019 Por Columna de Opinión

Probablemente usted habrá oído, visto en la tele o leído en los diarios que los menores de edad participan en más delitos y más violentos en los últimos 10 años. Con ese juicio instalado, viene la prédica populista de que los jóvenes en Chile no tienen respeto a la norma, que abusan del sistema judicial […]

Probablemente usted habrá oído, visto en la tele o leído en los diarios que los menores de edad participan en más delitos y más violentos en los últimos 10 años. Con ese juicio instalado, viene la prédica populista de que los jóvenes en Chile no tienen respeto a la norma, que abusan del sistema judicial garantista y bondadoso, que son una desgracia para la paz y seguridad pública y que el sistema debe cambiar para sacar de circulación a dichos delincuentes… etc… etc…

¿Y cómo proponen cambiar el sistema los predicadores de la mano dura? Asimilando las penas asignadas para menores de edad con la de los adultos, agravando dichas penas, aplicando más cárcel a los menores y obligando a los jueces a sentenciar con rigurosidad.

Pues bien, déjeme darle algunos datos antes de exponer nuestra conclusión.

Tanto los delitos como la participación de menores en dichos delitos en Chile han sufrido una notable baja en los últimos 6 años.

En el año 2011 la Defensoria a nivel país atendió 34.906 causas sobre delitos protagonizados por menores. En el año 2017 esa cifra bajó a 22.690.- Por lo tanto, en ese periodo tuvimos un 35% menos de delitos cometidos por menores.

En la región de O’Higgins la cifra ha ido bajando paulatinamente. En el año 2013, existió una participación de menores en 2.042 causas atendidas por la Defensoria, dichas causas fueron solamente 867 durante el año 2018. Esto es, un 57% menos de causas relacionadas con menores.

¿No le convence? Veamos otra cifra que en general deja perplejos a los alarmistas y predicadores de la debacle de la seguridad ciudadana. Chile es el país Latinoamericano con menos homicidios del continente, incluso mucho menos que EEUU, el gran ejemplo de la mano dura, con una tasa de 3.3 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Los datos que maneja la PDI dicen que en el año 2014 hubo un total de 638 homicidios en el país. Para el año 2018 esta cifra se elevó a 654, es decir un 1.8%.

Un tercio de esos homicidios (consumados dolosos) se distribuyen – en cuanto a sus causas u orígenes – a escaramuzas entre traficantes, le siguen las riñas entre pandillas o vecinos y la violencia intrafamiliar y en menor medida, a delitos asociados a robos.

Antecedentes aportados por la Fiscalía Nacional detallan que la participación o imputación de menores vinculados a este tipo de delitos (homicidios) ha mostrado una baja importante. Si en 2012 hubo 173 adolescentes implicados en estos hechos, en 2018 la cifra bajó a 113; es decir, una disminución del 35%.

Alberto Ortega Jirón

Defensor Regional de O’Higgins

Noticias Relacionadas

Columnas 14 febrero, 2019

Columna: VIH y test rápido

Columnas 14 febrero, 2019

Columna: Digitaliza Tu Pyme