El historial de promesas incumplidas que arrastra el Rancagua Express

Publicado el 26 junio, 2018 Por Patricio Hernández

Desde su anuncio en 2013 el proyecto ha sufrido una serie de cambios de plazos y el gobierno de Sebastián Piñera toma nuevamente la posta.

En 2013, con bombos y platillos se anunció un proyecto que revolucionaría el transporte de pasajeros entre Rancagua y Santiago. Durante el anterior gobierno de Sebastián Piñera, se comprometió la modificación del Metrotren, dejando atrás el sistema para dar paso al moderno Rancagua Express.

La iniciativa era atractiva: prometía reducir los tiempos de viaje entre las capitales de las regiones de O’Higgins y Metropolitana, pasando de 90 a 55 minutos; además, de un significativo aumento de recorridos entre ambos sentidos, junto a la modernización en la flota de trenes en que se prestaría el servicio. Sin embargo, a poco andar, los problemas comenzaron a surgir.

El proyecto inicial establecía que el servicio estaría completamente operativo durante 2014. De hecho, el propio presidente de EFE (en la época), Joaquín Brahm, reveló en octubre de 2013 que “este servicio debería entrar en operación en septiembre del 2014”.

Sin embargo, a pocos meses de llegar al plazo establecido, en julio de 2014, la iniciativa sufrió su primer revés. Ya en la administración de Jorge Inostroza al mando de EFE, el mandamás de la estatal anunció que “el segundo semestre del 2015 lo vamos a poner en marcha”.

Llegó el 2015, y en junio el ministro de Transportes de la época debió salir a dar la cara. Andrés Gómez-Lobo aseguró que el Rancagua Express estaría “operativo el primer semestre del próximo año (2016)”, explicando que el retraso se generó debido a que “hay algunas obras civiles que no estuvieron contempladas en el proyecto original”.

Situación que fue ratificada por el presidente de EFE, Jorge Inostroza, quien aseguró que “el proyecto va a estar en operación el primer semestre del 2016”.

En mayo 2016, el mismo ministro de Transportes nuevamente debió salir al paso y entregar nuevos plazos. En la ocasión, Gómez-Lobo aseguró en mayo que “vamos a comenzar (con Rancagua Express) al mismo momento que comience el Nos Express, con trenes cada media hora en horario punta. El trayecto se demoraría una hora 19 minutos al comienzo”, y adelantó que “nosotros estimamos que en septiembre (de 2016) comenzaría el servicio”.

Llegó septiembre de 2016 y nada pasó. Todo se detuvo hasta el octubre de 2017, cuando comenzó a operar el Nos Express. Sin embargo, el Rancagua Express continuó en la incertidumbre.

Con la llegada nuevamente de Sebastián Piñera a la presidencia, el gobierno se planteó el objetivo de echar andar finalmente el proyecto. Para ello, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, tras reunirse con parlamentarios de la zona, informó que a durante el primer semestre de 2019 se reducirían los tiempos de viaje y se haría un aumento de frecuencia, dejando para 2020 la fecha de puesta en marcha al 100%.

En tanto, desde EFE manifestaron que “una vez terminados los trabajos y realizadas las pruebas necesarias, Tren Central, filial de EFE que opera Metrotren Rancagua, presentará una nueva programación de servicios con menores tiempos de viaje y más servicios”, lo que se concretaría luego de finalizar las obras de señalización en el tramo que comprende Rancagua y Santiago.

 

 

Noticias Relacionadas