Empresa que se adjudicó mejoramiento de Carretera de la Fruta tomó control de la ruta: Obras iniciarían en 2022

Publicado el 13 febrero, 2020 Por Danya Ríos

Este jueves hubo reunión informativa donde participaron los alcaldes de las comunas implicadas.

Este viernes 7 de febrero la empresa Sacyr -que se adjudicó la concesión del proyecto de mejoramiento de la Carretera de la Fruta- se hizo cargo de la infraestructura de la ruta lo que significa que se hacen responsables del mantenimiento hasta que se construya el camino final.

El proyecto que busca mejorar el acceso hacia los dos puertos más importantes del país, contempla intervenciones en la región de Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins, y considera obras en 142 kilómetros de extensión en las comunas de Malloa, San Vicente, Peumo y Las Cabras.

En este contexto, este jueves se realizó una reunión informativa en la Seremía de Obras Públicas en la que participaron alcaldes de las comunas implicadas en el proyecto, autoridades y representantes de la concesionaria a cargo del mejoramiento de la ruta, que tiene proyectado comenzar las obras en el año 2022 y finalizarlas a mediados del 2026.

“Eso había que informarle a los alcaldes (la entrega de la ruta a la concesionaria) para que ellos tengan claridad que hoy día va haber una nueva empresa a cargo del mantenimiento mientras están haciendo los diseños y los proyectos que corresponden a la nueva ruta”, señaló el seremi del MOP, Moises Saravia.

Con una inversión de 13.425.000 UF, Agustín Mendieta, jefe de la división de construcción de la Dirección de Concesiones de Obras Públicas, afirma que se trata de «una inversión muy relevante para cualquier región del país, es un proyecto muy importante, muy caro y que esperamos desarrollarlo en buenas condiciones”.

En la reunión, el alcalde de Pichidegua, Adolfo Cerón, hizo notar sus consideraciones, ya que el trazado -al estar diseñado por la ribera del río Cachapoal- tendría consecuencias ambientales negativas para la zona, lo que ha generado la oposición del edil y de la Asociación de Ribereños de Pichidegua.

En conocimiento de estas críticas sobre transformar a Pichidegua en una “zona de sacrificio”, Mendieta se mostró contrario a la opinión del alcalde y cree que «en el transcurso del proyecto y mientras se vaya desarrollando lograremos obtener acuerdos, consensos con las distintas comunas que participan  y tengo la confianza que vamos a llegar a un proyecto que nos beneficia a todos”.

Por su parte, el seremi de Obras Públicas, Moisés Saravia, sostuvo que “no existen proyectos que sean planos, siempre va haber oposición y siempre van haber personas que están a favor y lo que hay que hacer es el mejor proyecto que se haga cargo de las inquietudes de todos los actores y esa es la tarea que va a tener la empresa concesionaria, supervisada por las Dirección de Concesiones del Ministerio de Obras de Públicas”.

Noticias Relacionadas