Presidente de Frusexta y medidas del Estado para enfrentar sequía: “No hay ninguna solución a corto plazo»

Publicado el 25 noviembre, 2019 Por Norelis Vilchez

Manifestó que en algunos sectores los productores están regando con camiones que llenan de agua.

El presidente de Frusexta, Manuel Puga, proyectó que el final de la cosecha en la región de O’Higgins es “incierta” debido a la crisis de sequía que afecta a la zona. “Ya no hay nieve, se están usando las aguas que vienen del derretimiento de los glaciares que hay arriba”, detalla.

Al ser consultado sobre los recursos que ha asignado el Estado a los agricultores para paliar la emergencia hídrica que fue decretada hace casi tres meses, Puga destacó que “los pequeños agricultores en general, los que riegan, no sé a través de Indap si hubo canalización de recursos, pero la verdad yo no veo cómo los puede ayudar el Estado (…) no va a producir más agua eso».

Dice que con esos recursos se «podría mejorar la eficiencia de algún manejo que hagan (…) o que les permitan comprar una bomba para hacer una noria y de ahí sacar agua y poder regar la parcela chica, una o media hectárea (…) pero la verdad es que yo no veo dónde están los recursos del Estado que habían sido asignados a la gente que riega”.

En lo que refiere al final de la temporada, señaló que esperan “defenderse” lo mejor posible pese a la sequía. “Los ríos que son importantes en la región son el Cachapoal, el Claro que se nutre en Rengo hacia arriba, después está el Tinguiririca, este es una sola sección de río, se maneja con una sola mano, no está subdividido».

Agrega que el río Claro «ha venido con muchos problemas porque se abastece con una cuenca muy mala, muy básica. Ahí van a pasarlo en toda la temporada muy mal». Mientras que en el río Cachapoal «llegaron a un acuerdo las secciones (…) por lo tanto tengo mucha fe de que ese acuerdo se cumpla, pero el agua falta igual”, asegura.

Respecto a este acuerdo, detalló que se basa en poder administrar justamente y lo mejor posible el río. “Hay gente en algunas secciones que están regando hoy día con camiones, van a una parte donde hay agua y llenan el camión de 30 metros cúbicos y salen a regar, con 4 o 5 camiones circulando todo el día. Ese es el nivel de dramatismo que hay de la situación”.

En relación a las medidas que debería tomar el Estado, el presidente de Frusexta aseguró que todas son a largo plazo: “No hay ninguna solución a corto plazo, no existe, salvo que el Estado desembolse una cantidad importante de plata para que se perfore el río Cachapoal y durante el invierno el río mientras crece, retroalimente todas las napas subterráneas que van a quedar muy agotadas en esta temporada. Porque está todo el mundo perforando lo más posible para sacar el recurso que está en el subsuelo”.

“Esas napas se tienen que reponer y tiene que haber una inversión importantísima, por último contratar por todo el otoño o todo el invierno camiones que perforen las cuencas de los ríos para que el agua pueda penetrar nuevamente las napas y no se nos vaya nuevamente al mar”, reveló.

Destacó que el gobierno debe acelerar los proyectos de embalses. “Hay que atajar el agua que va al mar, filtrando las napas y acumulándola en embalses y luego toda la política que tiene que ver con mejorar la eficiencia del riego de todos los agricultores. Eso significa no solamente el riego tecnificado sino los métodos de control de riego”.

“¿Cómo se sale de la crisis?: perforando, cosa de que nuevamente se nutran los acuíferos subterráneos, embalses y generando subsidios para que la gente  se haga del riego tecnificado y para que mejore el control de riego. Porque a pesar de que tiene eficiencia del 90% se puede perder por mal riego o por exceso de riego un 30 o 40% del riego mismo”.

Noticias Relacionadas