Desde crisis asmáticas hasta neumonías: Los riesgos de no vacunarse contra la influenza

Publicado el 16 marzo, 2019 Por Jaime Castañeda

Medidas de higiene generales ayudan a disminuir la propagación del virus de la influenza, pero solo la vacunación contrarresta el riesgo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al año se registran hasta 650.000 muertes en el mundo por causas respiratorias ligadas a la influenza. Es por ello  que esta semana se difundió la estrategia global 2019-2030 para mejorar la prevención de esta enfermedad, controlar mejor la transmisión del virus de animales a humanos e impulsar la coordinación de diferentes acciones entre los distintos países.

El plan implementado por las autoridades sanitarias contempla vacunar en forma gratuita a niños y niñas entre los 6 meses y 6 años de edad, embarazadas a partir de la 13a semana de gestación, adultos mayores sobre 65 años y enfermos crónicos. En total un universo estimado mayor a 5 millones personas.

La académica de la carrera de Enfermería de la U. San Sebastián, María Eugenia Colarte, explicó que la vacunación no impide resfriarse, sino que evita el contagio grave de la gripe estacional.

“La vacunación es la forma más efectiva de prevenir la infección y en especial en la población objetivo, ya que son los que tienen mayor predisposición a contraer la influenza y presentar complicaciones graves como bronquitis, sinusitis, infecciones del oído, agravamiento de crisis asmáticas y neumonías”, explicó.

Noticias Relacionadas