‘ A garabato limpio ‘

Publicado el 15 marzo, 2019 Por Equipo de Corresponsales

La expresión que sirve de rótulo al presente artículo, permite formular algunas consideraciones sobre el fenómeno lingüístico de cada día en nuestra comunidad verbal.   Sucede, se dice y se escucha una inmensa cantidad de expresiones del vocabulario cotidiano en el plano comunitario, en toda la escala de la sociedad de la que formamos parte. […]

La expresión que sirve de rótulo al presente artículo, permite formular algunas consideraciones sobre el fenómeno lingüístico de cada día en nuestra comunidad verbal.
 
Sucede, se dice y se escucha una inmensa cantidad de expresiones del vocabulario cotidiano en el plano comunitario, en toda la escala de la sociedad de la que formamos parte. En Chile se habla de una manera, esa realidad es posible captarla, analizarla, estudiarla. Es asunto de escuchar con atención los niveles de uso del idioma. Ciertamente en tanto el idioma es un instrumento fundamental de comunicación – sin las palabras no es posible la vida – tiene en sí una inmensa riqueza. Con mayor rigor científico, debe aceptarse que las múltiples comunidades hablantes existentes generan, producen, crean un gran volumen de expresiones verbales, no todas registradas en los diccionarios en uso.
 
Puesta para su análisis en el quirófano polisémico la citada expresión ‘ A garabato limpio ‘, que de habitual suele oírse en determinados sectores de la sociedad, en ella se observa una clara contradicción. Hágase la consideración semántica que el vocablo ‘ garabato ‘ posee diversas acepciones, entre otras : garfio de hierro; trazo irregular hecho con un lápiz; bozal para perros, palabrota, y grosería.
 
La contradicción va o existe en tanto el uso que común y socialmente se le da a la palabra garabato es con el significado de palabrota, es decir, expresión soez, ofensiva, sucia, coprolálica, escatológica.
 
En rigor polisémico el vocablo ‘ garabato ‘, confronta con la expresión ‘ limpio ‘ de la citada frase. Lo sucio no es limpio. El garabato en el plano verbal es esencialmente poluto.Y, todo en virtud de la sencilla pregunta ¿ Puede lo sucio ser limpio ?
 
Carlos Poblete Ávila,
Profesor de Estado
 
Chile, marzo 12 de 2019

Noticias Relacionadas

Columnas 13 marzo, 2019

La mujer como agente de cambio

Columnas 13 marzo, 2019

Por un 8M permanente