Sujeto robaba cilindros de gas desde viviendas: Fue condenado a 10 años de cárcel

Publicado el 9 febrero, 2019 Por Equipo de Corresponsales

Ilícitos perpetrados en la comuna de Coltauco.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua condenó a Francisco
Javier Orellana Vidal a la pena única de 10 años y un día de presidio
efectivo, en calidad de autor de dos delitos consumados de robo con fuerza
en lugar habitado. Ilícitos perpetrados en abril y junio del
año pasado, en la comuna de Coltauco.

En fallo unánime, el tribunal -integrado por los
magistrados Paulina Chaparro Bossy (presidenta), Piedad del Villar Domínguez y Felipe Cortés Ibacache (redactor)- aplicó, además, a Orellana Vidal las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, más el pago de las costas del proceso.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma
de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que
aproximadamente a las 4 horas de la madrugada del 16 de abril de 2018,
Orellana Vidal, en compañía de un hombre y una mujer, concurrió hasta el
domicilio de la víctima ubicado en pasaje Los Olivos de la comuna de
Coltauco, “ingresando a éste para lo cual el imputado lo hizo escalando el
cierre perimetral, una pandereta, y una vez dentro procede a sustraer un
cilindro de gas de propiedad de la víctima, el cual mantenía en patio de la
vivienda, entregándoselo al sujeto que estaba fuera del inmueble, mientras
la mujer observaba que nadie viniera, para posteriormente salir de la misma forma, dándose a la fuga con la especie citada”.

En tanto, en horas de la madrugada del 18 de junio de 2018, Orellana Vidal
concurrió hasta un inmueble ubicado en calle Los Cipreses, sector Loreto,
comuna de Coltauco, “lugar donde procedió a cortar una hebra del alambre de la malla del cierre perimetral del frontis de dicho domicilio, para luego
hacer un forado en el mismo, ingresando al antejardín, desde donde sustrajo un cilindro de gas, retirándose de dicho lugar con la especie en su poder”.

Noticias Relacionadas