Administrador apostólico de Puerto Montt tras declarar en Fiscalía: “Uno tiene derecho a defenderse”

Publicado el 21 noviembre, 2018 Por Carla Dinamarca Miranda

El sacerdote de la congregación mercedaria, Ricardo Morales, compareció cerca de siete horas ante el fiscal de la Unidad de Alta Complejidad del Ministerio Público de O'Higgins, Jorge Escobar.

Hasta la Fiscalía Regional de O’Higgins llegó este martes el Administrador Apostólico de Puerto Montt, Ricardo Morales, para comparecer ante el fiscal de la Unidad de Alta Complejidad del Ministerio Público de O’Higgins, Jorge Escobar, por su presunto encubrimiento en casos de delitos sexuales cometidos contra menores por integrantes de la iglesia.

El sacerdote de la congregación mercedaria compareció por cerca de siete horas en el Ministerio Público, dividiendo la instancia –según declaró- en dos partes. La primera por un anónimo que lo habría sindicado como encubridor y la segunda por casos que él habría denunciado en Fiscalía y que este miércoles materializaría con una denuncia formal en el Ministerio Público.

“El anónimo dice que yo encubrí a un sacerdote por delitos sexuales y eso es lo que hay que aclarar, yo no sé qué delito pude haber encubierto si no me ha llegado denuncia, ningún tipo de carta, en fin, ningún tipo de información de ese tipo”, indicó el sacerdote.

Agregando que su comparecencia fue en calidad de su cargo como superior provincial de la comunidad mercedaria y que “por más que sea un anónimo”, el origen de la denuncia en su contra “uno tiene derecho a defenderse”.

Durante la diligencia el religioso también fue consultado por las distintas situaciones encontradas al interior de la Iglesia en Puerto Montt, señalando que este miércoles realizará una denuncia en la Fiscalía por distintas situaciones encontradas al interior de la arquidiócesis de Puerto Montt.

En este sentido, durante la comparecencia el sacerdote aseguró que “fue preguntarme un poco sobre lo que en la comunidad mercedaria hemos ido haciendo, en torno a levantar situaciones de sacerdotes que no tenían un comportamiento acorde a su condición sacerdotal y, aparte de eso, también aprovecharon de preguntarme por las situaciones que he ido descubriendo desde que soy administrador apostólico en Puerto Montt”.

Aclaró que “se me consultó por Darío Serrano y Eugenio Céspedes y muchos otros más. Hay que precisar que dos de estos sacerdotes yo me acerqué a la Fiscalía a realizar la denuncia y respecto a otros párrocos también he puesto los antecedentes a disposición del Ministerio Público”.

Noticias Relacionadas