Editorial: La necesidad de una sana convivencia vial

Publicado el 10 octubre, 2018 Por Equipo de Corresponsales

 El próximo 11 de noviembre entrará en vigencia la Ley de Convivencia Vial. La  normativa busca regular la relación entre peatones, ciclistas y automovilistas; estableciendo derechos y deberes. En este sentido, la nueva ley pone especial énfasis en el uso de las bicicletas. Por ejemplo, los ciclistas que podrán transitar por la vereda sin arriesgar […]

 El próximo 11 de noviembre entrará en vigencia la Ley de Convivencia Vial. La  normativa busca regular la relación entre peatones, ciclistas y automovilistas; estableciendo derechos y deberes.

En este sentido, la nueva ley pone especial énfasis en el uso de las bicicletas. Por ejemplo, los ciclistas que podrán transitar por la vereda sin arriesgar multas serán niños menores de 7 años acompañados por un adulto, menores de 14 años que circulen solos y personas de la tercera edad o que tengan movilidad reducida. Pero lo podrán hacer adecuando su velocidad a la de los peatones, y respetando en todo momento la preferencia de ellos, siempre que no exista una ciclovía.

El resto de los ciclistas tendrá que transitar por la pista derecha de la calzada junto a los vehículos o por ciclovías habilitadas.

En este sentido, surge la necesidad de contar con una infraestructura adecuada para los ciclistas que, aunque se ha avanzado en la materia, aún está al debe en varias ciudades del país. Por ello, no solamente es clave avanzar en la construcción de más kilómetros de ciclovías, sino que también en que cumplan con los estándares de calidad.

Una normativa que impulsa la convivencia vial y el respeto a todos los modos de transporte, estableciendo una división justa de los espacios públicos para transitar, pero que apunta a un fin mayor: evitar las imprudencias que derivan en accidentes de tránsitos que terminan con lesionados de gravedad o con resultados de muerte.

En este sentido, la ley establecerá sanciones y multas; pero su implementación no será lo suficientemente efectiva si no existe una verdadera fiscalización.

Establecer una sana convivencia vial se hace cada día más necesario, pero para ello  se necesita generar una mayor conciencia social y reforzar la educación vial de los chilenos que permitan un verdadero respeto al transitar por las calles.

 

 

 

 

 

 

Noticias Relacionadas