Editorial: Maltrato entre estudiantes

Publicado el 11 abril, 2018 Por Equipo de Corresponsales

En la presentación del nuevo superintendente de Educación, Sebastián Izquierdo, se dieron a conocer los resultados del reporte 2016-2017 de maltrato entre estudiantes al interior de la sala de clases. Las cifras revelan que el 47,5% de las agresiones psicológicas ocurren en el aula, mientras que el 30,6% se da en el patio de los […]

En la presentación del nuevo superintendente de Educación, Sebastián Izquierdo, se dieron a conocer los resultados del reporte 2016-2017 de maltrato entre estudiantes al interior de la sala de clases. Las cifras revelan que el 47,5% de las agresiones psicológicas ocurren en el aula, mientras que el 30,6% se da en el patio de los establecimientos.

De estas, el 39% son amenazas y acosos; mientras que el 19% son insultos y 18% son burlas o descalificaciones; donde el 70% de los afectados son mujeres.

El informe de la Superintendencia de Educación revela que el 35,8% de las denuncias son por agresiones físicas. Un 26,98% es por golpes sin objeto y un 20,63% son por puñetes o golpes.

Este tipo de situaciones termina afectando el rendimiento de los estudiantes, generando ausentismo escolar y una compleja y dolorosa convivencia estudiantil dentro del recinto, donde los menores incluso pueden pasar hasta 9 horas del día.

Las cifras son preocupantes. Lo relevante es  cómo enfrentamos y prevenimos este tipo de situaciones.

Acá es clave la labor del cuerpo docente y administrativo del colegio para, primero, detectar situaciones anormales o complejas, para que se puedan revertir o enfrentar como comunidad educativa.

Segundo, cómo prevenimos este tipo de situaciones. Para ello es clave que los establecimientos educacionales apliquen políticas que apunten a la prevención, basadas en el respeto y la buena convivencia.

Pero esto no será cien por ciento efectivo si no se cuenta con el apoyo de las familias o los apoderados.

Es clave que la buena convivencia o las temáticas relacionadas al bullying se hablen, analicen y se enfrenten como comunidad educativa en su conjunto (padres, apoderados, alumnos, profesores, administrativos y dirección), con el objeto de detectar situaciones anómalas a tiempo y ayudar a prevenir acciones que terminan atentando contra un correcto desarrollo de los alumnos en la sala de clases.

 

Noticias Relacionadas

Columnas 21 septiembre, 2018

Más lectura, menos televisión

Columnas 21 septiembre, 2018

Querida Karol

Editorial 13 septiembre, 2018

Editoral: La demanda marítima y el futuro