Tranvía Rancagua-Machalí: Se inicia proceso de estudios que permitan determinar factibilidad del proyecto

Publicado el 12 agosto, 2017 Por Equipo de Corresponsales

Sería parte de un sistema de transporte que busca solucionar congestión en la conurbación.

Alemania, Gran Bretaña, España y Colombia son algunas de las experiencias de tranvías o bus eléctrico que ha revisado la Consultora CKC para generar los estudios previos de una experiencia similar que conecte las comunas de Rancagua y Machalí, al igual que ocurre –con algo más de trabajo adelantando- en el borde costero de la región de Coquimbo, donde la capital regional y La Serena esperan unirse por un tranvía.

La iniciativa que fue considerada de interés público por el Consejo de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas adelanta avance en el diagnóstico territorial y la factibilidad, lo que fue presentado en la comisión cuatro de la Mesa de Conurbación Rancagua-Machalí, en la que participaron representantes de la comunidad, municipios y entes gubernamentales.

“Nos parece relevante incentivar un sano debate junto a la comunidad para explicar los alcances de un proyecto tan interesante como éste, indicando además que se trata de una de las tantas alternativas que están presentes para solucionar la realidad actual de la conurbación Rancagua-Machalí”, expresó la seremi de Obras Públicas, Natalia Sánchez.

Agregó que actualmente “se inicia un proceso de estudios que permitirán determinar la factibilidad de este proyecto, sus alcances y el aporte que podría entregar a la movilidad urbana que genera la conurbación, por lo cual aunar intereses y compromisos de diversos actores del sector es importantísimo para darle solidez y transversalidad al trabajo que ya comenzamos”.

Por su parte, José Antonio Ramírez, gerente general de CKC Infraestructura Sustentable, consultora que está proponiendo el proyecto, explicó que la iniciativa partió “en virtud del aumento de población de las comunas de Rancagua y Machalí, el desplazamiento a través de transporte privado y la saturación evidente en la ciudad”.

El ejecutivo agrega que “estamos presentando este proyecto de interés público, en una alianza público-privada, para que en un horizonte de 22 meses podamos hacer todos los estudios solicitados por los ministerios y organismos públicos, de manera de tener una planificación de transporte de la ciudad, que permita a un tranvía o bus eléctrico resolver parte de los problemas pero en conjunto con otros sistemas de transporte existentes. Esto no sustituye, busca mejorar el transporte actual entre Rancagua y Machalí”.

Sobre su experiencia previa en Chile y su estudio de proyectos foráneos, explica que “como consultora estamos coordinando para otro proponente los estudios, ya hace bastantes años –cuatro para ser exactos-, de una iniciativa público-privada que se encuentra en fase 2 y que debiera finalizar los últimos meses de este año con un proceso de licitación internacional. Hemos desarrollado similares estudios a los que se ejecutarán acá: ambientales, territoriales, de planificación urbana, de ingeniería, con participaciones ciudadanas, para hacer un transporte público, en este caso tranvía, que unirá las ciudades de La Serena y Coquimbo”.

Explica que sin duda esa experiencia les sirve en el actual proceso, “pero también hemos visto la casos internacionales en países de Europa como Alemania, Gran Bretaña y España, y en Latinoamérica, experiencias como la de Colombia, que tienen distintos procesos de transporte público con tranvía o bus eléctrico”.

Por último, Ramírez puntualiza que actualmente “tenemos profesionales en nuestras filas que han visitado estas experiencias internacionales y que hoy se encuentran aportando a estas iniciativas y esperan buscar la mejor solución para Rancagua y Machalí, junto al Ministerio de Obras Públicas y todos los actores pertinentes al proyecto”.

En ese ámbito, el seremi de Transportes y Telecomunicaciones de O’Higgins, Francisco Lara, señala que actualmente “entramos en el ámbito de tareas propias del trabajo desarrollado por la consultora a cargo de esta iniciativa, donde hemos conversado con distintos actores de la conurbación y los servicios públicos. La idea es ir construyendo los términos de referencia en conjunto y establecer cuáles son los estudios y cuál será el marco que se va a establecer dentro de este proyecto de tranvía-bus eléctrico entre Rancagua y Machalí”.

Aun así recalca que “las tareas de esta mesa van más allá de este proyecto en particular. Esta es una oportunidad que estamos tomando, pero por supuesto debemos avanzar en un plan de movilidad que nos permita conjugar los distintos instrumentos de ordenamiento territorial como proyectos de infraestructura”.

Noticias Relacionadas