PUBLICIDAD
Actualidad

Pablo Silva Amaya: “Partí en política como parte del comando del No”

VIERNES, 11 DE JUNIO DE 2021
Publicador por

Jaime Castañeda

Editor El Tipógrafo

El candidato de Unidad Constituyente a gobernador regional repasa su trayectoria política, habla de su familia y de lo que espera si es electo en el nuevo cargo.


PUBLICIDAD

Perfil humano

Pablo Silva Amaya tiene 59 años, es casado, padre de 6 hijos y “abuelo orgulloso”, según se declara. El candidato a gobernador regional dice que “somos de Rancagua, llegué a la región hace 34 años. Llegamos con 2 pequeños y ahora tenemos 6, ya todos grandes. Son 4 profesionales y 2 que están en el liceo Oscar Castro en la actualidad”. Pese a su ajetreada agenda diaria, el exintendente de la Región de O’Higgins privilegia el tiempo en familia, por lo que en el último tiempo ha viajado cada día desde la capital regional hasta su trabajo en el Departamento de Salud de San Vicente de Tagua Tagua. Entre sus pasatiempos está recorrer distintos lugares de la región junto a su señora y ha inculcado la práctica del deporte entre sus hijos. 

Trayectoria

Parte del extenso currículum de este ingeniero en Ejecución en gestión administrativa lo relata él mismo. “Me ha tocado desempeñar muchos cargos en varios municipios, partiendo por Rancagua, Olivar, San Vicente, Malloa, Quinta de Tilcoco, y el 2014 fui nombrado seremi de Obras Públicas y del 2016 al 2018 intendente de la presidenta Michelle Bachelet”, comenta. Respecto de sus primeros pasos en política recuerda que “partí como parte del comando de colaboradores por el No en el sector oriente de Rancagua, después fui dirigente de las ferias libres, dirigente de mi junta de vecinos en la población San Luis, también dirigente del comité de vivienda donde adquirimos nuestra casa y ahí fue el acercamiento a la actividad política para llegar a hora como candidato a gobernador regional”.

Gobernanza

Sobre lo que le espera si es electo gobernador, Silva dice que “este es un cargo incipiente, al centralismo le ha costado mucho entregar facultades; partimos con algunas y con la posibilidad de solicitar otras con acuerdo del Consejo Regional. Hay que arar con los bueyes que hay, como se dice, y yo espero que la relación con el delegado presidencial sea lo más amable y colaboradora posible. Se supone que él está en un cargo de servicio público, yo voy a ser electo por lo mismo, por lo tanto, vamos a estar en el mismo objetivo con distintos tintes”. Sobre el delegado espera “que sea del mismo signo (político), la comunidad está cansada de este color político que hoy nos gobierna y quiere hacer los cambios correspondientes. Tenemos toda la esperanza de que cambie, pero de todas maneras hay que mantener una buena y estrecha relación para trabajar en beneficio de la comunidad”.


PUBLICIDAD
Comentarios

Cargando...
PUBLICIDAD
Loading...