Sewell: Patrimonio de la Humanidad que aporta indiscutido valor histórico y cultural

Publicado el 8 noviembre, 2019 Por Erika Pulgarin

Las huellas que dejaron los mineros, su estilo de vida y edificios son su mayor atractivo.

Sewell está ubicado en la comuna de Machalí, en la región de O’Higgins, y hace un siglo fue el lugar donde se instaló el primer poblado minero del país.

El campamento fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 2006, debido a su incalculable valor histórico y cultural para Chile y el mundo. En esa instancia se destacó como un “ejemplo excepcional del fenómeno global de las ciudades obreras”.

Es uno de los lugares más fascinante que presenta la región. Quienes lo visitan se maravillan con las huellas que dejaron los mineros, su estilo de vida y edificios como la planta concentradora, campamentos y el tren que unía este lugar con Rancagua.

Su construcción comenzó en 1904, por orden de la empresa Braden Cooper Company, dueña del yacimiento El Teniente, la mina subterránea de cobre más grande del mundo. Llegó a albergar a más de 15 mil habitantes en 175 mil metros cuadrados construidos, cuyas instalaciones permanecieron como población minera activa hasta 1980. Se hizo conocida también como “la ciudad de las escaleras” o “la ciudad derramada en el cerro”.

La arquitectura del lugar se basa en diversas construcciones que están unidas por una gran escalera central, especie de gran vía que aún se pueden recorrer observando cómo las distintas edificaciones se van amoldando al trazado geográfico del cerro.

Permanecen una iglesia, el hospital, la escuela técnica, el teatro y un club social, pintados en vivos colores y con un diseño ideado para la montaña. También se observan los distintos tipos de barrios dependiendo de la calificación de los trabajadores de la época: desde edificios con camarotes para los solteros hasta casas aisladas y de mayor tamaño para los altos ejecutivos. Todas estas características especiales le valieron a Sewell ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad.

Recibe visitas durante todo el año, pero en mayo de 2017 (con un campamento totalmente cubierto por la nieve)  alcanzó su peak, concentrando cerca 800 personas durante el Día del Patrimonio.

Para que todo siga intacto en Sewell, desde 2006 se han recuperado 23 edificios, esto gracias a un rescate patrimonial que ya abarca una superficie de 28 mil metros cuadrados.

Noticias Relacionadas