Ministro de Bienes Nacionales quiere que las urgencias de la clase media “sean parte también de la visión del gobierno”

Publicado el 21 noviembre, 2019 Por Jaime Castañeda

Julio Isamit, el exlíder estudiantil, dice que “soy el primero en mi familia en ir a la universidad” y busca “empapar al gobierno de la idea de las nuevas generaciones”.

Con solo 30 años, el ministro Julio Isamit sorprendió al mundo político con su nominación en la cartera de Bienes Nacionales. El abogado fue uno de los líderes de la ‘Revolución pingüina’ del año 2006, siendo dirigente estudiantil del Instituto Nacional. Una meteórica carrera al alero de la UDI lo situó finalmente en el cargo que ocupa, ganándose la confianza del presidente Sebastián Piñera.

Este viernes llevará a cabo en Rancagua una serie de actividades, motivo por el cual conversó con diario El Tipógrafo para abordar el motivo de su visita a la ciudad, las polémicas con el acceso a playas, y cómo su ministerio hará frente a los inmuebles dañados producto del vandalismo en las últimas semanas.

¿En qué consiste su agenda en Rancagua este viernes?

Me alegra mucho poder tener esta visita a Rancagua, una reunión de trabajo con el intendente Juan Manuel Masferrer, con el seremi de Bienes Nacionales (Christian Villegas). Vamos a entregar títulos de dominio en la Casa de la Cultura, que es una cosa muy importante en el marco del programa Chile Propietario, que en el fondo lo que busca es regularizar la pequeña propiedad raíz a cientos de personas que por diversas razones de la vida no pudieron inscribir sus títulos de dominio. Ellos son dueños de la casa o del inmueble pero les faltaba algún requisito, y el Ministerio de Bienes Nacionales ha contribuido a regularizar esos títulos para que ellos puedan ser dueños definitivos, puedan acceder a subsidios y otros beneficios y, por supuesto, puedan heredárselos a sus seres queridos o a sus hijos.

A raíz de la violencia en las manifestaciones hay daños por más de $1000 millones en infraestructura pública y privada a nivel nacional. ¿Qué rol jugará el Ministerio en esta materia?

Nosotros tenemos un catastro de 92 inmuebles con daño a lo largo de todo el país. De esos, seis son en la Región de O’Higgins con daños menores. Sin embargo, vamos a contribuir en caso de emergencia a disponer otros inmuebles. Por supuesto, cada servicio contribuirá al proceso de reconstrucción o reparación y estoy pensando, por ejemplo, en la Gobernación de Punilla, en la Intendencia, en algunas comisarías o bien en la propia seremía de Bienes Nacionales.

En Pichilemu ha habido repercusión con los problemas de acceso a playa Mónaco. ¿Qué labor está realizando Bienes Nacionales para impedir nuevos casos de este tipo?

‘Que no te falte playa’ es una gran campaña de Bienes Nacionales. Nosotros tuvimos el año pasado miles de denuncias. Específicamente, en la Región de O’Higgins tuvimos 95 denuncias por problemas de accesos, son la séptima región con más denuncias a nivel nacional.  Es muy emblemático el caso de la playa Mónaco, y en ese sentido me alegra que la semana pasada el Diario Oficial haya publicado que el acceso a esta playa va  a ser no solamente peatonal, sino también vehicular, y eso es una gran gestión de nuestro intendente Masferrer y de nuestro seremi Christian Villegas.

¿Cuál es el sello que usted quiere dar a su gestión?

Ser ministro a los 30 años es un gran honor pero también un gran desafío, es mucha pega, y yo quiero empapar al gobierno, al gabinete, de la idea de las nuevas generaciones. Yo soy el ministro más joven del gabinete, pero también impregnarlo con las historias las vivencias de miles de familias de clase media. Yo vengo de una familia de clase media de San Bernardo, al sur de Santiago, soy el primero en mi familia en ir a la universidad y conozco muy bien la realidad que miles de familias más vulnerables o de clase media han tenido a lo largo de su historia. Por tanto, quiero también que esas urgencias, esas vivencias y preocupaciones, sean parte también de la visión del gobierno.

Noticias Relacionadas