Diputado Soto dice que no basta con la asamblea constituyente y enumera los temas pendientes para destrabar el conflicto social

Publicado el 20 noviembre, 2019 Por Equipo de Corresponsales

Plantea que “se requieren respuestas urgentes en los temas fundamentales, que son pensiones dignas, salarios decentes, salud pública de calidad, educación gratuita y de calidad, transporte público de bajo costo y eficiente”.

El diputado de la Región de O’Higgins, Raúl Soto, valora el acuerdo político transversal para que los chilenos elijan si quieren una nueva Constitución y cómo esta debe ser llevada a puerto. “Es un tremendo avance el tema de una nueva Constitución para Chile concebida desde cero, con una redacción sobre hoja en blanco que sea elaborada y redactada de manera participativa por la ciudadanía a través de una asamblea constituyente 100% ciudadana y que sea legitimada al comienzo y al final a través de un plebiscito vinculante. Pero la gente hoy día no se conforma con eso. Es una señal política de un cambio importante que vendrá en el futuro próximo pero el malestar social se debe fundamentalmente a la falta de respuestas a las demandas sociales”, estima el parlamentario.

Raúl Soto plantea que “hoy día se requieren repuestas urgentes en los temas fundamentales, que son pensiones dignas, salarios decentes, salud pública de calidad, educación gratuita y de calidad, transporte público de bajo costo y eficiente”.

También considera necesario que “al costo de la vida hay que establecerle un límite, de manera tal de entregar alivio a las familias de clase media y vulnerables de nuestro país. Yo creo que esos seis ejes son fundamentales dentro de la agenda social y agregaría un séptimo, que es una agenda antiprivilegios que nosotros venimos impulsando del año 2018 y que vamos a reimpulsar ahora con mucha fuerza”.

Junto con ello el legislador de la bancada PPD puso énfasis en “las responsabilidades políticas por las violaciones a los derechos humanos que han ocurrido en el marco de este mes de movilizaciones sociales, donde ha habido un trato errado de parte del Estado y de las fuerzas policiales con los manifestantes que mayoritariamente de forma pacífica se han expresado”.

Añadió que “ahí hay que hacer una autocrítica por parte del presidente Piñera, del ministro del Interior y del alto mando de Carabineros”.

Soto precisó que “son más de 2 mil heridos en hospitales por agresiones, violencia, represión, perdigones; hay más de 200 personas con daños oculares; y numerosas denuncias por violencia sexual».

En este sentido pide que “se le solicite la renuncia al general director Mario Rozas, quien no genera garantías para la gente de que se van a respetar sus derechos humanos. Lo más razonable es que dé un paso al costado y asuma la cabeza de la institución una persona que sí dé garantías de aquello y que la institución siga funcionando, pero con un nuevo trato”.

Noticias Relacionadas