Vicario califica de «indignante y triste» caso de hombre con cáncer que desde 2017 espera que inicien obras de subsidio habitacional

Publicado el 10 octubre, 2019 Por Norelis Vilchez

A su juicio, es "es “aprovecharse de la vulnerabilidad de los más pobres de nuestra sociedad entregándoles una esperanza que nunca llega".

Hace unos días, diario El Tipógrafo dio a conocer el drama que viven algunas familias de la región, particularmente de la comuna de Las Cabras, que se adjudicaron un subsidio de vivienda en enero de 2017 y a la fecha aún no se inician obras. El drama es aún mayor para una familia del sector Quilicura, ya que el jefe de hogar padece un cáncer terminal, y necesita con urgencia la ampliación de su hogar.

El vicario de la Catedral de Rancagua Cristian Giadach, solidarizó  a través de la red social Twitter con este matrimonio y realizó una fuerte crítica, ya que señaló que este caso es “aprovecharse de la vulnerabilidad de los más pobres de nuestra sociedad entregándoles una esperanza que nunca llega. Es jugar con las personas y sus sueños, es un hecho verdaderamente grave».

Dice que particularmente los adultos mayores reciben pensiones con las cuales “ni siquiera se puede sobrevivir, es decir, con suerte alcanza para lo mínimo, ni siquiera para remedios”.

“Una familia de escasos recursos, abuelos, donde uno de ellos tiene un cáncer, todos nosotros sabemos las complicaciones que trae un cáncer para una familia y que estos mismos abuelos tengan la ilusión de recibir un subsidio que les va a mejorar un poco la vida, la ayuda del Estado la encuentro espectacular, es decir, que les reparen su casa, (…) pero yo que he recorrido el campo, uno ve que son casitas que están paradas con 4 palos, son casitas muy pobres, muy humildes, para ellos una ampliación significa mucho, significa un cambio en el estilo de vida, más aun con un enfermo allí”, resaltó.

Aplaudió que las personas puedan optar a un subsidio y ganarlo, sin embargo, criticó que desde el  2017 hasta ahora el gobierno no haya cumplido con el beneficio asignado.  “Esta abuelita tiene que ir a preguntar por su subsidio, qué pasa, qué ha ocurrido. El hecho de viajar desde Las Cabras a donde tienen que ir a consultar es un gasto para ellos, no menor, es pérdida de tiempo, es pérdida de esfuerzo, es desesperanza”.

“Yo creo que el Estado está sensibilizado con estos temas, por algo está dando los subsidios. Yo creo que lo que falta es ejecución, es ser más  proactivos, menos escritorio y más acciones en la gente. La gente lo que quiere es menos burocracia. Cuando una autoridad va y les dice que se ganaron un subsidio, ellos esperan que se les amplíe, hay lapsos para todo, las construcciones se demoran, los papeleos se demoran, pero tres años llega a ser indignante, triste”, enfatizó.

Resaltó que las autoridades se preocupan por hacer la asignación de recursos para este tipo de obras, pero que aunado a ello debieran hacer un seguimiento para que efectivamente los recursos lleguen a la gente.  “Los recursos no son de las autoridades, tampoco de los funcionarios, son recursos de todos los chilenos que pagamos impuestos, la autoridad distribuye, pero que les lleguen, no nos podemos quedar solamente con el papel y la noticia de que le vamos a entregar subsidios y no hay algo concreto (…) Las autoridades están ocupadas en cosas que son urgentes, pero nunca podemos dejar de ver las cosas que son importantes”.

Noticias Relacionadas