[Columna opinión] Alerta Deserción Escolar

Publicado el 3 octubre, 2019 Por Columna de Opinión

El Ministerio de Desarrollo Social y Familia y el Ministerio de Educación han anunciado la creación de un Sistema de Alerta Temprana para Prevenir la Deserción Escolar. Esto es una buena noticia, considerando que cerca de un 30% de los chilenos mayores de 18 años no ha alcanzado los 12 años de escolaridad. La literatura […]

El Ministerio de Desarrollo Social y Familia y el Ministerio de Educación han anunciado la creación de un Sistema de Alerta Temprana para Prevenir la Deserción Escolar. Esto es una buena noticia, considerando que cerca de un 30% de los chilenos mayores de 18 años no ha alcanzado los 12 años de escolaridad.

La literatura científica muestra dos líneas complementarias en esta materia. Primero, una perspectiva que centra su atención en factores de riesgo como el rezago escolar, la asistencia o el rendimiento académico. Segundo, una perspectiva que busca ahondar en aquellos factores vinculados a la experiencia del estudiante y principalmente en aquellas actitudes y comportamientos que componen el compromiso de los alumnos con sus estudios.

La investigación proveniente de países anglosajones muestra que compromiso escolar es una variable clave para prevenir temprana y oportunamente la deserción y promover la retención escolar de todos los estudiantes, ya que, observando de manera integral los procesos de exclusión escolar, la decisión de abandonar la escuela es la etapa final de un proceso de pérdida paulatina y acumulativa del interés por los estudios.

En el caso chileno, el artículo “Modelización del efecto del Compromiso Escolar sobre la Asistencia a clases y el Rendimiento escolar” muestra una relación estadísticamente significativa entre el grado de compromiso escolar y los factores de riesgos como la asistencia y en el rendimiento académico, de estudiantes pertenecientes a los cursos de séptimo básico a primero medio, en colegios de alta vulnerabilidad social.

Un sistema de alerta temprano para evitar la deserción debe considerar la medición y monitoreo permanente del compromiso escolar y de sus factores contextuales facilitadores (familia, pares y profesores). Esto supone, además, centrarse en las fortalezas de los estudiantes, no sólo en sus carencias o riesgos. Generar alertas cuando la inasistencia o la repetición son un hecho, puede ser demasiado tarde.

Un Estado proactivo en el cumplimiento del pleno ejercicio del derecho a la educación en cuanto a acceso, trayectoria, progreso y la posibilidad de completar con éxito la etapa escolar, buscará desarrollar políticas que permitan anticiparse lo suficientemente a mecanismos a veces invisibles de exclusión educativa.

Un Estado proactivo además fomentará estrategias que permitan promover un conjunto de prácticas, estructuras e instrumentos para el desarrollo de trayectorias educativas significativas y de experiencias escolares constructivas e interesantes para nuestros niños, niñas y jóvenes.

El desafío no es evitar el abandono escolar para mejorar nuestras estadísticas, no es retenerlos de cualquier manera. Es asumir responsablemente que el estudiante es el eje del quehacer pedagógico, reconociendo, respetando y valorando sus singularidades. Es ampliar las oportunidades de aprendizaje de todo orden.

Mahia Saracostti

Red de Universidades Unidas por la Infancia y Académica UFRO

 

Noticias Relacionadas

Columnas 8 octubre, 2019

Jóvenes por el futuro

Columnas 27 septiembre, 2019

Migración, sistema escolar e inclusión