Argentina y Perú suspenden importaciones de productos aviares desde Chile tras foco de gripe aviar

Publicado el 10 septiembre, 2019 Por Norelis Vilchez

La decisión se alcanzó tras tomar conocimiento ambos países de la afección a través de una comunicación de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Aproximadamente 65 mil pavos fueron sacrificados tras la detección de un foco de gripe aviar a finales del mes de agosto en un corral de la empresa Sopraval en Peumo. Esta contingencia provocó la suspensión de las importaciones de productos y subproductos aviares desde Chile hacia Perú y Argentina.

La decisión se alcanzó tras tomar conocimiento ambos países de la afección a través de una comunicación de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) del reporte del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile, sobre un foco de la enfermedad detectado en una planta de engorde de pavos en la comuna Los Nogales, Región de Valparaíso.

La medida fue tomada primeramente por Argentina, desde donde se decidió la semana pasada cerrar sus fronteras a exportaciones avícolas chilenas.

Por su parte, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) del Perú ha reforzado las acciones de vigilancia de vehículos y personas en los puestos de control externo y pasos fronterizos. Ello para evitar el intento de ingreso ilegal de aves de riña, huevos u otras mercancías.

Según consignó El Mercurio de Valparaíso, el gobernador de Quillota, Iván Cisternas, precisó que la detección del virus «ocurrió en los controles habituales de la empresa. Estos eran pequeños pavitos de engorda que no tenían más de 20 días. El SAG realizó todos los controles y acciones pertienentes para que esta situación no afectara a más aves del lugar».

Agregó que al ser estos animales de engorda, «no habían sido faenados, por lo cual no hay posibilidad de que este virus se haya trasladado al resto de faenas o a la empresa como tal, considerando además que todos los pavos fueron sacrificados».

El  SAG sostuvo que la eventualidad fue resuelta el pasado miércoles 4 de septiembre, sin embargo, se estableció una zona de restricción de 1 km a la redonda de los galpones afectados, y una zona de vigilancia de 2 km alrededor de la anterior para confirmar la ausencia de esta enfermedad exótica para Chile y mantener la excelente condición sanitaria aviar del país.

Por su parte, a través de un comunicado, Sopraval reconoció el incidente manifestando que “la detección de este brote se produjo a raíz de un monitoreo realizado por la compañía y no existen otras granjas involucradas ni carne de las aves afectadas que hayan sido faenadas”.

Noticias Relacionadas