La nueva técnica terapéutica del Hospital Regional de Rancagua para tratar incontinencia urinaria

Publicado el 7 julio, 2019 Por Equipo de Corresponsales

Esta intervención, que utiliza bótox, permite cambiar radicalmente la calidad de vida de los pacientes.

El cuarto taller de tratamiento de vejiga hiperactiva se realizó en el Hospital Regional de Rancagua. La idea fundamental de esta instancia es difundir, promover y enseñar a profesionales de todo el país a utilizar una técnica muy sencilla para tratar la incontinencia urinaria. 

El doctor José Bonomo, urólogo a cargo del curso, señaló que “durante la instancia, los médicos especialistas en Urología de diversas partes del país, además de residentes del Hospital Dipreca y Barros Luco, pudieron conocer una innovadora técnica, que consiste en inyectar bótox en la vejiga, para evitar las incontinencias urinarias y que va a cambiar radicalmente la calidad de vida a las y los pacientes”.

El especialista indicó que “la vejiga hiperactiva afecta a hombres y mujeres por igual a lo largo de toda su vida, solamente que en edad más avanzada hay mayor prevalencia, la mayor cantidad de consultas son mujeres, el 90 % de las cirugías que realizamos con esta técnica son preponderantemente mujeres y sólo el 10% de hombres, que no se atreven a consultar”.

Durante la primera parte, se realizó el seminario enfocado en 2 áreas: Una fue la introducción y generalidades del uso de botox en estas pacientes, realizada por el doctor Aníbal Salazar, especialista de la Clínica Dávila y Euromed, y posteriormente, el doctor José Bonomo, que expuso sobre la implementación de bótox en forma ambulatoria”, intervención aplicada originalmente en el Hospital Regional.

El urológo y especialista en el área, doctor Aníbal Salazar, manifestó que “la idea es difundir esta técnica que consiste en inyectar bótox dentro de la pared de la vejiga, vía endoscópica. Con esto se paraliza el músculo y disminuyen los episodios de incontinencia urinaria en un grupo bastante considerable de pacientes”.

Posteriormente, los médicos asistentes ingresaron a pabellón, donde pudieron participar en la inyección de bótox para conocer los conceptos y aprender este procedimiento.

La intervención, consiste en ubicar al paciente para una endoscopía de la vía urinaria, a través de esta cámara se introduce una aguja flexible y por esta aguja se aplica el bótox que se pincha en la vejiga en 20 lugares. La nueva técnica terapéutica, relaja la musculatura, reduce la contracción de la vejiga y disminuye la frecuencia urinaria y escapes de orina, permitiendo que la paciente cambie en forma total su calidad de vida.

Noticias Relacionadas