Preocupa alta morosidad en jóvenes: En región de O’Higgins el promedio es mayor que a nivel nacional

Publicado el 21 junio, 2019 Por Erika Pulgarin

En las personas entre 18 y 24 años la cifra llega a $418.291, superando el indicador promedio del país, que alcanza los $388.294.

Un alza de 9,7% experimentó la morosidad promedio en la región de O’Higgins, siguiendo un comportamiento similar al indicador a nivel nacional (10%).

Así lo evidenció un informe elaborado por la Escuela de Ingeniería Comercial y el Centro de Economía Aplicada de la Universidad San Sebastián, que reveló que la cifra en la región llega a $1.486.443.

Un dato preocupante, ya que el ingreso medio en la zona alcanza $461.300, lo que se traduce en un valor de mora promedio de hasta 3,22 veces el ingreso medio.

Al respecto, Manuel Olmos, rector de Santo Tomás Rancagua, asegura que inquieta el análisis que se desprende del estudio, particularmente por el aumento en la morosidad, lo que obliga a revisar el comportamiento que están teniendo los consumidores de la región.

«Es importante entender que la morosidad es una conducta de retraso en el pago de un compromiso que se ha contraído con una entidad financiera, con la banca, como un primer punto», explica.

Olmos agrega que «lo otro preocupante del informe es el segmento que ha crecido con mayor tasa: la morosidad vinculada a los jóvenes entre 18 a 24 años”.

En este grupo, la cifra llega a los $418.291, superando el promedio nacional de $388.294.

El rector de Santo Tomás hizo un llamado a las instituciones financieras para que tengan cuidado con lo que se está ofreciendo hoy en día a las personas, que buscan bancarizar a distintos públicos, y están entregando documentos, cuentas corrientes, tarjetas de créditos a jóvenes que están estudiando y a veces ni siquiera están trabajando: “Esta es una tentación bastante fuerte para poder endeudarse con lo que se llama el dinero plástico y desde ese punto de vista se empiezan a generar deudas que después no tiene un respaldo de cómo poder pagarse y lamentablemente se entra en un espiral de morosidad, luego deudas Dicom y eso cierra las puertas a los jóvenes el día de mañana”, insiste.

Asimismo, Olmos hizo un llamado a las familias y a los jóvenes a ser prudentes con la adquisición de créditos, pero también exhortó a quienes son responsables de entregar esta documentación -las instituciones financieras- para que tengan especial cuidado de este fomento a la deuda.

“Cuando se ofrece un crédito rápidamente esto a veces se disfraza porque a veces carga consigo cierta carga impositiva y mucho interés dado por la oportunidad. Si bien es cierto, es un crédito rápido, la gente debe entender que mientras más rápido el crédito y más accesible, es más caro, es decir, tasas de interés altísimas. Cada vez que la persona se endeuda está sacrificando el consumo futuro, por eso se debe ser prudente porque sino hay cautela con respecto a ese consumo futuro, puede llegar el momento en el que la deuda sea tan grande, donde sólo se viva para pagar la deuda de corto plazo”, finalizó el experto.

Noticias Relacionadas