[Opinión] Acceso a la educación superior en sectores rurales: un tema pendiente

Publicado el 11 abril, 2019 Por Equipo de Corresponsales

En Chile y en muchos otros países, existe una gran falta de información respecto al acceso a oportunidades educativas en la educación superior de estudiantes de zonas rurales. Es muy posible que existan brechas y desigualdades, pero no sabemos exactamente cuál es la magnitud de este problema. Los pocos estudios que existen indican que estudiantes […]

En Chile y en muchos otros países, existe una gran falta de información respecto al acceso a oportunidades educativas en la educación superior de estudiantes de zonas rurales. Es muy posible que existan brechas y desigualdades, pero no sabemos exactamente cuál es la magnitud de este problema.

Los pocos estudios que existen indican que estudiantes rurales de educación media anhelan seguir sus estudios y obtener una profesión y un trabajo, sin embargo, sus oportunidades para alcanzar estas metas se ven reducida por problemas económicos, una percepción de desventaja frente a alumnos de medios urbanos, falta de información para tomar buenas decisiones educativas y ausencia de planes de apoyo en escuelas y liceos. Comprender mejor este fenómeno es vital para poder promover la equidad y la diversidad en nuestro sistema educativo. En cuanto a la equidad, existe una asociación histórica entre condiciones socioeconómicas más bajas y el acceso a oportunidades educativas en las áreas rurales. En cuanto a la diversidad, la juventud rural tiene un enorme potencial para el desarrollo, ya que los territorios rurales son fundamentales para el desarrollo sostenible y están relacionados con el desarrollo alimentario, los entornos naturales, la cultura indígena y tradicional.

Sin embargo, determinar si existen brechas y cuál es su importancia es complejo por dos razones. Primero, porque muchos estudiantes de zonas rurales estudian durante la enseñanza media en escuelas urbanas, por lo que se pierde el registro respecto a su origen rural. Segundo, porque la definición de ruralidad no está clara y los espacios rurales han evolucionado mucho. Por ejemplo, el Ministerio de Educación de Chile considera que una escuela es rural principalmente a partir de la distancia que tiene a un centro urbano. Por otro lado, el Instituto Nacional de Estadísticas considera, entre otros aspectos, la densidad poblacional. Otro ejemplo, es el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo que considera que la ruralidad implica la asociación con actividades agrícolas, pesqueras y forestales.

En conclusión, para abordar esta temática el primer paso es diagnosticar precisamente que está pasando con una visión amplia respecto a cómo se define la ruralidad. Es necesario considerar que existen distintos tipos de ruralidad para evaluar si los estudiantes de zonas rurales acceden a las mismas oportunidades educacionales en educación superior que los estudiantes de zonas urbanas. Esto implica la generación de variados estudios, que primero evalúen si existen brechas y cuál es su magnitud, y además analicen que puede hacer el sistema escolar para enfrentarlas. Poner manos a la obra este diagnóstico es esencial para poder tener más equidad y diversidad en el sistema educacional y entender mejor a los territorios rurales que están en proceso de cambio y son fundamentales para el desarrollo del país.

Valentina Giaconi
Académica Instituto de Ciencias de la Educación
Universidad de O’Higgins

Noticias Relacionadas

Columnas 17 abril, 2019

El arte de la coctelería

Columnas 16 abril, 2019

[Opinión] SENAME en Transición