Conoce la nueva forma de ejercitarse reduciendo las grasas al mínimo

Publicado el 21 abril, 2019 Por Equipo de Corresponsales

Son rutinas de corta duración y de alta intensidad.

Que levantar peso te va a dejar chico o que te vas a lesionar son algunos de los mitos detrás de los entrenamientos de fuerza. Ismael Oyarzo, recientemente titulado de la carrera de Preparador Físico en Santo Tomás, compartió su experiencia y capacitación en deportes de fuerza con sus futuros colegas.

Oyarzo asegura que este entrenamiento puede practicarlo cualquier persona: “Es difícil porque la gente por lo general le tiene miedo a levantar una carga, pero eso es netamente práctica. El preparador físico va a trabajar con un equipo multidisciplinario para que logren el objetivo que buscan, si es por salud o competitivo”.

Aclara que todos los deportes tienen un componente de fuerza y hay que saber cómo trabajarlo para derivarlo a su especialidad deportiva.

Samuel Curripan, docente de la carrera Preparador Físico en Santo Tomás, profundizó en el HIIT, siglas que en inglés se traducen como “entrenamiento interválico de alta intensidad”.

Compartió un estudio de casos extraído de la British Journal of Sport Medicine, que comparaba el HIIT con el entrenamiento continuo, que es de larga duración y baja intensidad. Entre sus conclusiones, la investigación evidenció que el entrenamiento interválico ayuda a mejorar la morfología y reduce la grasa total del cuerpo hasta un 28,5% más que el continuo.

“Estos entrenamientos de corta duración y de alta intensidad presentan resultados a corto plazo mucho mejores. Para quienes salen del trabajo y tienen sólo media hora o cuarenta minutos para entrenar, se podría hacer este tipo de entrenamiento, con un periodo de adaptación de algunas semanas”, explicó el docente.

En todos los casos, Curripan recomienda que antes de comenzar cualquier entrenamiento, se debe averiguar si realmente funciona, “si cumple con los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, que esté avalado por estudios, que haya una base científica. Además, todas las personas son individuales, hay que estar evaluando constantemente si un entrenamiento es significativo”, concluyó.

Noticias Relacionadas