Editorial: Crisis en el poder judicial

Publicado el 5 abril, 2019 Por Equipo de Corresponsales

La Corte Suprema suspendió de sus funciones, por al menos cuatro meses, a otros dos ministros de la Corte de Apelaciones de Rancagua por presunto tráfico de influencias, en el marco de una investigación administrativa instruida por la ministra Rosa María Maggi. Se trata de Marcelo Albornoz y Marcelo Vásquez, que suman a un tercer […]

La Corte Suprema suspendió de sus funciones, por al menos cuatro meses, a otros dos ministros de la Corte de Apelaciones de Rancagua por presunto tráfico de influencias, en el marco de una investigación administrativa instruida por la ministra Rosa María Maggi.

Se trata de Marcelo Albornoz y Marcelo Vásquez, que suman a un tercer colega de este tribunal: Emilio Elegueta.

La compleja situación que hoy afecta al poder judicial en la región de O’Higgins no ha dejado indiferente a ningún estamento. Desde el gobierno, el ministro del Interior, Andrés Chadwick calificó esta situación como “muy grave” y recalcó que “lo importante y fundamental es que esto se está investigando por parte de la fiscalía”.

Mientras que El vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, reconoció que “el Poder Judicial está enfrentando esta situación muy dolorosa”.

Por muy dolorosas o perjudiciales que sean, sin duda que situaciones de estas características deben enfrentarse y transparentarse ante la opinión pública. Y en este sentido, la labor que está llevando a cabo la ministra Rosa María Maggi es clave para el buen funcionamiento de la Corte de Apelaciones de Rancagua.

En una sociedad donde la desconfianza se ha tomado la opinión pública, las señales que se den desde dentro del poder judicial serán claves para que, dentro de lo posible, la ciudadanía tenga la tranquilidad de que se llevará a cabo una investigación seria, responsable y transparente que dejará al descubierto, en caso de existir, las irregularidades y se sancionará con el rigor de la ley a quienes hayan cometido actos de este tipo, que permitan evitar este tipo de conductas en el futuro.

La ciudadanía hoy requiere de señalas concretas de que este tipo de situaciones no se aceptarán en ningún estamento y menos en un poder del Estado de tanta importancia para el desarrollo del país.

Noticias Relacionadas

Columnas 29 marzo, 2019

El Príncipe Carlos en Cuba