Crimen en villa Doña Mabel: Las conversaciones de Whatsapp entre hijastra y pololo que los incriminan en el hecho

Publicado el 22 marzo, 2019 Por Equipo de Corresponsales

“Lo primero sería ir a su (casa) y divertirme con sus papás, después matarlos y esperar de 2 a 5 días y nos iríamos de la casa hacia cualquier lugar”, le escribe el menor de 16 años a su pareja de 15, quien es hijastra de la víctima.

Escenas de profundo dolor se vivieron en medio de la audiencia realizada a los presuntos autores del homicidio de una mujer de 66 años ocurrido el viernes en la villa Doña Mabel de Rancagua.

En la instancia se reconstituyó la forma en que el joven de 16 años le habría dado muerte a la mujer y se puso en evidencia la participación que habría tenido la polola del joven e hijastra de la víctima, de 15 años, en el crimen.

Unos de los medios de prueba que mayor impacto generó en los asistentes fueron las conversaciones que la pareja mantuvo durante los días previos al asesinato a través de Whatsapp, tiempo en el cual, según la tesis de la Fiscalía, los menores planificaron fríamente la muerte de la mujer e incluso develaron la intención de matar al esposo de la víctima.

Un aspecto relevante es que la menor presuntamente implicada en el hecho es nieta del esposo de la víctima, y fue criada por el matrimonio desde los 2 meses de edad.

10 días antes del crimen, la menor le habría revelado a su pololo la intención de querer matar a alguien desde hace tiempo, asegurando que “tengo ganas de hacerlo, solo que no sé cómo”, a lo que su pareja responde “te pareces a mí, solo que yo sí sé cómo hacerlo”.

La conversación continúa, y la hijastra de la víctima señala que “y si fuera un accidente en auto, mejor que fuera con pólvora (…) o con una bomba con detonador de media distancia”.

El pololo reveló además la idea de dibujar con su sangre un pentagrama, “además de otras cosas que se requieren”, conversación con fecha 6 de marzo. Mientras que en los días posteriores, él le dice a ella “quiero darte mi vida en un pacto de sangre”.

En las conversaciones la joven se manifiesta aburrida de vivir en esa casa, por lo cual tras la muerte de la mujer habían planeado fugarse juntos fingiendo el secuestro de ella.

El 10 de marzo, el pololo le dice a la menor: “Lo primero sería ir a su (casa) y divertirme con sus papás, después matarlos y esperar de 2 a 5 días y nos iríamos de la casa hacia cualquier lugar”.

En la conversación ambos acuerdan la forma en que cometerían el homicidio. El día del hecho, la joven habría escondido a su pololo, por lo cual la víctima no se percató de la presencia del joven. A las 19:55 la menor sale con la excusa de pasear al perro junto a una amiga, con lo cual deja junto el portón de acceso a la vivienda.

En ese momento el joven habría tomado un cuchillo de la cocina y apuñala reiteradamente a la víctima, quien se encontraba en el sillón del living tejiendo.

Tras el hecho, las conversaciones entre ambos continuaron, ya que a las 22:23 horas del 15 de marzo la hijastra le escribe a su pololo: “Mi mamá murió”.

Cabe consignar que las conversaciones de Whatsapp habrían sido borradas de sus respectivos celulares, sin embargo, la PDI logró recuperarlas.

El tribunal consideró relevantes estas pruebas y decretó la internación provisoria para ambos jóvenes, imputados como autores de robo con homicidio. Deberán estar durante los cinco meses que dure la investigación en la Cárcel de Menores de Rancagua.

Noticias Relacionadas