Cómo funciona la inteligencia artificial en la salud

Publicado el 14 marzo, 2019 Por Columna de Opinión

Ya es habitual escuchar del empleo de la inteligencia artificial (IA), la cual no es un campo nuevo y cada vez más se aplica en las áreas de transporte, gestión, salud y educación. La medicina es uno de los campos que más ha progresado y beneficiado de ella. De hecho, hoy se está empleando para […]

Ya es habitual escuchar del empleo de la inteligencia artificial (IA), la cual no es un campo nuevo y cada vez más se aplica en las áreas de transporte, gestión, salud y educación.

La medicina es uno de los campos que más ha progresado y beneficiado de ella. De hecho, hoy se está empleando para el desarrollo de nuevos fármacos, analizar el genoma de una persona, empleo de la robótica en el pabellón quirúrgico y la creación de grandes bases de datos donde los sistemas  computacionales analizan con rapidez enormes cantidades de información de los historiales de las personas, de las pruebas de imagen y/o de los avances científicos para ayudar en el diagnóstico, valoración de riesgo  y propuesta de esquemas de tratamiento.

¿En el área de salud sexual y reproductiva, qué se está realizando con el empleo de  IA? A lo largo del embarazo, se suele hacer de forma rutinaria varias ecografías, pero hay una detallada a las 20 a 22 semanas. En este contexto, se está trabajando arduamente más allá de la imagen fetal.

Hoy está el proyecto SonoNet cuya finalidad es ayudar a detectar malformaciones en el feto. Este método puede detectar automáticamente 13 vistas estándar fetales en datos de ultrasonidos, así como proporcionar una localización de las estructuras de la criatura. Se ha considerado un método de utilidad para profesionales que son ecografistas más generales. En modelos experimentales se ha obtenido una precisión de 90% para la recuperación de estos fotogramas y una precisión de 77,8% en la tarea de localización de las estructuras. Por otra parte, se ha publicado el modelo de red neuronal artificial (ANN) para predecir los riesgos de cardiopatía congénita en gestantes.

Se describe que la IA será en salud la tecnología más impactante en los próximos años. En medicina reproductiva, sin duda la IA fortalecerá lo que se denomina la Medicina 5P: personalizada, predictiva, preventiva, participativa y poblacional.

En tanto, en aspectos de diagnósticos de patologías, se está entrenando a máquinas para ayudar a mejores diagnósticos de cáncer de mama. Específicamente en la Universidad de Valencia, expertos están trabajando en el Digital Mammography DREAM Challenge, un proyecto internacional que partió en Estados Unidos. A través de IBM y de Amazon, se ha logrado acceder con autorización, a bancos de imágenes de pacientes. El objetivo de este programa se centra en la detección temprana de los tumores y en mejorar la relación de falsos positivos para evitar que las mujeres se sometan innecesariamente a una biopsia.

En cirugía, sólo en Estados Unidos se calcula más de 400 mil intervenciones al año ocupando la robótica. Su principal uso ha sido en ginecología y oncología. Se ha reducido el área de intervención, con la consecuente reducción de las cicatrices, reducción de los días de estadía en el hospital, menos dolor, menos riesgo de infección y de hemorragias.

La IA y la salud, es un mercado en auge. Se estima que podría alcanzar 6.600 millones de dólares el 2021, frente a 634 de 2014. En Chile, la agenda salud 2018 ha ingresado la IA. Recientemente se ha  lanzado DART, un software pionero que permitirá en el sistema público detectar anomalías asociadas a la visión en personas diabéticas, principalmente la ceguera.

Erica Castro

Matrona e investigadora

U. San Sebastián

Noticias Relacionadas

Columnas 13 marzo, 2019

La mujer como agente de cambio

Columnas 13 marzo, 2019

Por un 8M permanente