Quínoa del secano costero de O’Higgins podría estar en las raciones alimenticias de la Junaeb

Publicado el 11 febrero, 2019 Por Jaime Castañeda

Con miras a alcanzar ese objetivo, esta semana se realizó en la comuna de Paredones un taller sobre el programa de Compras Públicas de Indap, el cual tiene como objetivo apoyar la incorporación y permanencia de los pequeños agricultores como proveedores de mercados públicos de alimentos.

La quínoa que se produce en el secano de la Región de O’Higgins podría a futuro formar parte de las raciones alimenticias que la Junaeb entrega a los escolares de la región, quienes tendrían la posibilidad de consumir este grano ancestral considerado un “súper alimento” por sus grandes propiedades nutritivas.

Con miras a alcanzar ese objetivo, esta semana se realizó en la comuna de Paredones un taller sobre el programa de Compras Públicas de Indap, el cual tiene como objetivo apoyar la incorporación y permanencia de los pequeños agricultores como proveedores de mercados públicos de alimentos.
El taller estuvo dirigido a la directiva y representantes de la cooperativa campesina Coproquinua, formada por más de 20 pequeños productores de este grano. La actividad contó también con la asistencia del director regional de Indap, Juan García; el director de Dideco, Salvatore Urzúa, en representación del alcalde de Paredones; asesores de la cooperativa (del equipo Quinoalab de la PUC) y del Prodesal.

En la jornada, Iván Gajardo y Sandra Riveros, del programa Compras Públicas de Indap, explicaron los requisitos y pasos para que la quínoa que producen los socios de dicha cooperativa pueda ser incorporada a la minuta nutricional de la Junaeb. Gajardo señaló que la quínoa es un alimento que tiene reconocidas propiedades nutricionales, pero como producto aún no ha ingresado al programa de Compras Públicas. Agregó que existe interés en incorporarlo, lo que sería beneficioso para los niños y jóvenes del programa Alimentación Escolar, como también para los pequeños productores de este grano.

Explicó que para ello se debe realizar previamente un trabajo conjunto que apunte a uniformar calidad y obtener los permisos sanitarios. En forma paralela se deberá lograr la incorporación de este producto a la minuta nutricional de la Junaeb, haciendo las pruebas de aceptabilidad que correspondan para definir las mejores preparaciones y formatos de entrega.

El seremi de Agricultura de la Región de O’Higgins, Joaquín Arriagada, se reunió días previos con representantes de Cooproquínua, donde comprometió “todo el interés y apoyo del ministerio de Agricultura en que puedan obtener lo antes posible las autorizaciones sanitarias pertinentes para que puedan vender. Además, por medio del FIA los estamos apoyando para que 10 de sus integrantes participen del Congreso Mundial de la Quínoa a desarrollarse pronto en el norte del país”.

Lo próximo es que la cooperativa Coproquinua debe manifestar su intención de participar del programa de Compras Públicas y una vez que entre al sistema puede acceder a instrumentos de apoyo, como el contar con un gestor comercial que les ayude a negociar con las empresas concesionarias de la Junaeb.

Lautaro Díaz Catalán, presidente de la cooperativa Coproquinua, indicó que están interesados en “incorporar la quínoa a las raciones alimenticias de la Junaeb, en la línea de la alimentación sana”. Agregó que la cooperativa cuenta con una sala de procesos y que en marzo próximo esperan tener lista la resolución sanitaria, para así poder comercializar la quínoa que producen.
Un nuevo canal de comercialización
Terminado el taller y la visita a la planta de procesos de Coproquinua, el director regional de Indap, Juan García, señaló que “fue muy provechoso concurrir a Paredones y revisar en conjunto con los dirigentes y equipos técnicos de la cooperativa y de Prodesal el avance y encaminamiento de Cooproquinua hacia el desarrollo de nuevos canales de comercialización, como es el convenio Indap-Junaeb”.

Noticias Relacionadas