[EDITORIAL] Nuevo logo municipal: Falta una explicación clara

Publicado el 6 febrero, 2019 Por Equipo de Corresponsales

La sesión de este martes del concejo municipal era muy esperada. No solo por los concejales, sino que también por la ciudadanía que buscaba conocer las razones del alcalde Eduardo Soto para desembolsar una millonaria suma de dinero para el diseño de un nuevo logo de la municipalidad de Rancagua. Imagen que, apenas se dio […]

La sesión de este martes del concejo municipal era muy esperada. No solo por los concejales, sino que también por la ciudadanía que buscaba conocer las razones del alcalde Eduardo Soto para desembolsar una millonaria suma de dinero para el diseño de un nuevo logo de la municipalidad de Rancagua.

Imagen que, apenas se dio a conocer públicamente, fue duramente criticada por la gente. Las redes sociales ha sido el centro del descontento del rancagüino que aún no puede entender el porqué de esta decisión. Críticas que van desde la imagen en sí –acusan poca representación- hasta el monto desembolsado para este fin (más de 20 millones de pesos). Aunque todos coinciden en qué tan necesario era contratar este servicio, entendiendo que los vecinos de Rancagua tienen otras necesidades.

Y la gente ha hecho sentir su opinión, por ejemplo, tras una encuesta de diario El Tipógrafo en Facebook, el 95% de las personas mostró su rechazo al cambio de imagen.

Por ello, la sesión de este martes del concejo municipal sería clave para conocer las razones tras este millonario desembolso. Pero tras la instancia, se generaron más dudas que certezas, especialmente porque el alcalde no fue lo suficientemente claro para explicar su decisión. La concejal Pamela Jadell mostró su disconformidad con lo señalado por el edil y señaló lamentar que los vecinos no tendrán una respuesta clara en la materia.

Lo complejo de esta situación tiene que ver con que en este tema está en juego el uso eficiente de recursos público –muchos cuestionan que hay otras necesidades en Rancagua- así como las razones de una autoridad para tomar decisiones que, a todas luces, la ciudadanía no comparte.

Por ello, ante las críticas y cuestionamientos, es clave que la autoridad, especialmente aquella que fue elegida por voto popular, no pierda de vista que su mandato se debe a la gente y, por lo tanto, si la ciudadanía lo exige, debe entregar respuestas claras y satisfactorias.

De lo contrario, se corre el riesgo de perder la conexión entre las demandas de la ciudadanía y las decisiones de la autoridad.

Noticias Relacionadas

Columnas 16 abril, 2019

[Opinión] SENAME en Transición

Editorial 12 abril, 2019

Editorial: Violencia en el pololeo