Robos en centro de Rancagua: Locatarios piden cámaras de seguridad y la respuesta rápida de Carabineros

Publicado el 11 enero, 2019 Por Equipo de Corresponsales

Comerciantes valoran la propuesta de cambio de luminarias, sin embargo, consideran que se deben aplicar otras medidas complementarias.  

El intendente Juan Manuel Masferrer enviaría por estos días un proyecto al Consejo Regional (Core) para lograr financiamiento a fin de renovar 6.514 luminarias en Rancagua, significando una inversión de más de 3 mil 186 millones de pesos.

El anuncio de la autoridad vino a concretar un anhelo que mantenía la agrupación de locatarios “Comercio Seguro Centro-Norte Rancagua”, quienes históricamente han sufrido de constantes robos a sus locales comerciales ubicados en el centro de la capital regional.

Si bien el presidente de la agrupación, Manuel Nayte, valoró la iniciativa, sostuvo que es necesario complementarla con otras herramientas para prevenir efectivamente la ocurrencia de robos en el centro.

Nayte sostiene que en la capital regional ya fueron eliminados algunos puntos críticos de ocurrencia de delitos, gracias a la instalación de focos que inhibían la acción de los antisociales, sin embargo quedarían focos activos de delitos ubicados “en un sector de la ‘Plaza de los Enamorados’, en la intersección de Bueras con Alameda y en toda la extensión de la calle Cáceres, la cual se convierte en una boca de lobos”, asegura el comerciante.

Por lo cual solicita la implementación de elementos complementarios a las luminarias que serían cambiadas.

Uno de los requerimientos de Nayte se traduce en la necesidad de implementar cámaras de seguridad en los focos delictuales activos en el centro de la ciudad, y si bien en la calle Cáceres con Mujica ya fue instalada una cámara de seguridad, Nayte sostiene que esta no se encuentra operativa.

El representante de los locatarios explica que “en este momento no hay presupuesto para cámaras en el centro”, sin embargo hace un llamado al intendente Juan Manuel Masferrer para implementar cámaras de seguridad en puntos críticos debido a sus altos índices de robos, tales como la calle Campos o Astorga.

Pese a la carencia de este recurso audiovisual, los comerciantes lograron la instalación de botones de pánico y alarmas comunitarias con las que comunicarán a sus pares la ocurrencia de cualquier delito, por lo cual “la función que cumplen es tratar de respaldarnos unos con otros”, explica Nayte.

El locatario hizo una dura crítica al retraso con que actuaría Carabineros ante los llamados de los locatarios en casos de emergencia.

El martes ocurrió un robo en que “la respuesta del 133 fue bastante displicente y el tiempo de respuesta fue de cerca de 40 minutos”, por lo cual ambos factores, tanto cámaras como premura en la respuesta de Carabineros, son a su juicio elementos que deben mejorarse con rapidez a fin de que “se cumpla la función con la que fue creado el 133”, concluyó el presidente de la agrupación “Comercio Seguro Centro-Norte Rancagua”.

Noticias Relacionadas