Hábito de fumar y salud sexual reproductiva

Publicado el 23 enero, 2019 Por Jaime Castañeda

Según la Organización Mundial de la Salud, el hábito de fumar (HF) origina más de 7 millones de muertes cada año en el mundo, de las cuales cerca de un millón corresponde a personas expuestas al humo de tabaco ajeno. En Latinoamérica, Chile se ubica en el segundo lugar con este hábito, el que alcanza […]

Según la Organización Mundial de la Salud, el hábito de fumar (HF) origina más de 7 millones de muertes cada año en el mundo, de las cuales cerca de un millón corresponde a personas expuestas al humo de tabaco ajeno. En Latinoamérica, Chile se ubica en el segundo lugar con este hábito, el que alcanza al 37% de su población.

Durante mucho tiempo, los efectos relacionados al HF se asociaron sólo a los hombres y se instaló en la sociedad la idea que las mujeres, eran inmunes a sus efectos. Sin embargo, el tabaco tiene efectos muy nocivos sobre la salud de las mujeres. Interesante es destacar que se ha observado un cambio de tendencias mundial respecto a las enfermedades ligadas al tabaco. En Estados Unidos por primera vez las mujeres han superado el número de muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica vinculada al HF, cifras que se han triplicado en los últimos veinte años. Esta misma tendencia se está observando en países europeos.

Por otra parte, el impacto del tabaco en la salud sexual y reproductiva tiene evidencias sólidas. En los hombres, los efectos se han centrado en la reproducción masculina, asociadas a la función testicular y la espermatogénesis: alteraciones en la cantidad y calidad de los espermatozoides, así como mutaciones que pueden causar un resultado adverso de la gestación si ocurre la fertilización del óvulo.

El tabaquismo parental se asocia con un aumento de recién nacidos de bajo peso al nacer, defectos cardíacos congénitos y fisuras orofaciales. En la función sexual del varón con HF, se ha observado alteraciones eréctiles y disminución en la frecuencia de las relaciones sexuales.

Por otra parte, tanto en las mujeres que fuman como en aquéllas expuestas al humo, se observa infertilidad, alteraciones en la movilidad de las trompas, resultados de la gestación adversos como defectos en la implantación embrionaria, ruptura prematura de las membranas, desprendimiento prematuro de la placenta, mayor riesgo de parto prematuro y recién nacidos/as de bajo peso al nacer.

El tabaco incrementa el tromboembolismo en mujeres que emplean anticoncepción hormonal y es un factor asociado al cáncer de cuello uterino y al cáncer de mamas en mujeres que lo consumen precozmente. El efecto de la nicotina se asocia a una menopausia temprana, descalcificación de los huesos u osteoporosis y a un mayor riesgo de fractura de cadera.

El tabaquismo en la población femenina puede influir significativamente en el inicio de la conducta en los niños/as y adolescentes, dada la influencia de la mujer en los hábitos de salud de los miembros de la familia.

Dra. Erica Castro

Académica U. San Sebastián.

Noticias Relacionadas