Días felices en el Monasterio Celeste: Figueroa distiende al plantel con picados de futbolito

Publicado el 8 noviembre, 2018 Por Alex Savoy

“Presión, toque y me muevo”, fueron las instrucciones más recurrentes del 'Fantasma' durante los reducidos que muestran el buen ánimo del equipo.

Hoy en O’Higgins de Rancagua hay espacio para las bromas y ‘enojos’. Esto porque, lo que se respira en el aire del Monasterio Celeste es muy distinto al ambiente pesimista que rondó durante los tres meses que duro el duelo por la partida de Gabriel Milito.

Ayer, sacándole el jugo a este último receso del año calendario que durará dos semanas, producto de la serie final de Copa Chile y fecha FIFA, el plantel que técnicamente lidera Marco Antonio Figueroa realizó su segunda jornada de la primera semana que terminará en la Quinta Región el sábado enfrentando a Everton de Viña del Mar a puertas cerradas.

‘Fantasma’ tuvo a disposición 19 jugadores profesionales y dos juveniles: el arquero de la sub 19 Mauro Pizarro y el sub 17 Cristian Pizarro. El resto de los sub 20, encabezados por Tomás Alarcón, Luis Ureta, Matías Sepúlveda, Matías Meneses, Antonio Díaz y David Salazar, quienes estuvieron presentes en el sorteo del Sudamericano sub 20 la tarde del martes, entrenó esta vez con la serie juvenil con miras al duelo que sostendrán esta jornada contra Magallanes por la serie mayor del Fútbol Joven ANFP.

Con esos 21 jugadores disponibles el exgoleador, que combatió el fuerte calor que sentía cerca del mediodía arremangando su short lo más posible, dispuso un juego en espacio reducido de tres equipos compuesto por siete jugadores.

“Presión, toque y me muevo”, desde el borde de la cancha lanzaba ‘Fantasma’, siguiendo muy atento el cometido de sus pupilos que debían jugar a dos toques y marcar el gol para producirse el enroque de equipo.

Las loas en ese ejercicio se las llevó el grupo compuesto por Pinto; Fuentes, Osorio, Espinoza, Oroz, Muñoz y Calandria. “Tienen clarito el juego los verdes”, festejaba Figueroa, gestor principal de que las ilusiones volvieran al campo deportivo ubicado en Requínoa

La de este martes fue un práctica abierta, de esas que hace mucho no se veía en el Monasterio Celeste, donde hasta los enojos públicos se permiten debido a que el equipo rancagüino es otro con la llegada del ‘Fantasma’ y en la tabla está solo a un punto de alcanzar un boleto a la Copa Sudamericana del próximo año.

“Cuando uno viene con buenos resultados y de la forma que estamos jugando es todo más alegre, es todo más dulce”, reconoció el zurdo Roberto Cereceda, quien subrayó al presente alentador que atraviesan “el trabajo es con más disposición, con más convencimiento, y eso hace que todo salga más fácil y resulte mucho más llamativo preparar un partido ante la UC”.

Noticias Relacionadas