Editorial: Las obras en Carretera de la Fruta

Publicado el 16 mayo, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Las obras que rodean el mejoramiento de la Ruta H-66, conocida como Carretera de la Fruta, han estado en el centro de la polémica este año. Desde que la Asociación de Ribereños decidiera hacer públicos sus cuestionamientos, varios son los actores que han entrado al debate respecto a las obras que se deben realizar en […]

Las obras que rodean el mejoramiento de la Ruta H-66, conocida como Carretera de la Fruta, han estado en el centro de la polémica este año. Desde que la Asociación de Ribereños decidiera hacer públicos sus cuestionamientos, varios son los actores que han entrado al debate respecto a las obras que se deben realizar en un sector en particular: Desde el Puente Peumo hasta Las Cabras, donde el trazado establece que la carretera debe pasar por la orilla del río. Lo anterior, luego de un cambio en el proyecto original, ya que en un principio, las obras se realizarían por tierra firme, para lo cual incluso se expropiaron  terrenos en el sector, que hoy no serán utilizados en el mejoramiento de la Ruta H-66.

Los ribereños acusan esta situación y además un presunto sobrecosto en el proyecto que va por la orilla del río, que además terminaría afectando los predios del sector ante posibles inundaciones,

Por ello, decidieron tocar puertas y manifestar su preocupación a las autoridades. En este escenario, la licitación de las obras fue trasladada para junio por falta de oferentes y la decisión ha quedado en manos de las nuevas autoridades.

En este sentido, el ministro de Obras Públicas habló con diario El Tipógrafo y señaló estar al tanto del tema, ante lo cual se reunirá este jueves con los ribereños de Pichidegua, que cuentan además con el apoyo del alcalde de la comuna.

No hay dos opiniones referentes a lo necesaria que son las obras en la Carretera de la Fruta. Por ello, la nueva autoridad debe agilizar los procesos para que este proyecto vea la luz. Eso sí, con los resguardos necesarios que permitan evitar todo tipo de cuestionamientos –ya sea en las obras como en los recursos que se destinen-, que al final terminen colocando un manto de dudas en una obra necesaria para la conectividad y el desarrollo regional.

Noticias Relacionadas

Editorial 12 diciembre, 2018

Editorial: El rol de los medios

Editorial 11 diciembre, 2018

Editorial: Las prioridades de la gente

Columnas 11 diciembre, 2018

La rebelión de las hojas muertas