Editorial: El Vaticano frente a los abusos

Publicado el 7 febrero, 2018 Por Equipo de Corresponsales

Su visita a Chile estuvo marcada por los actos de abuso sexual que han golpeado fuertemente a la Iglesia Católica del país. Por ello, Francisco pidió perdón y manifestó “dolor” y “vergüenza” por el daño “irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”. Pero su visita se empañó con la participación del […]

Su visita a Chile estuvo marcada por los actos de abuso sexual que han golpeado fuertemente a la Iglesia Católica del país. Por ello, Francisco pidió perdón y manifestó “dolor” y “vergüenza” por el daño “irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”. Pero su visita se empañó con la participación del Obispo de Osorno, Juan Barros, en la mayoría de sus actos llevados a cabo en Chile.

Incluso, las acusaciones que pesan sobre el religioso –de encubrimiento de abusos sexuales de Fernando Karadima- fueron calificadas por Francisco como “calumnias”.

Esta semana The Associated Press publicó que en 2015 el Papa recibió una carta –de 8 páginas- del periodista Juan Carlos Cruz, donde daba a conocer los abusos del sacerdote Karadima y quienes lo encubrieron.

Ante ello, uno de los primeros denunciantes en este caso, entregará sus testimonio desde una parroquia de Filadelfia y vía Skype, al arzobispo de Malta, Charles Scicluna, quien fue nombrado por el Papa para escuchar a las víctimas chilenas. Una señal que para muchos viene a cambiar el tono de defensa que desde el Vaticano existía hacia el obispo de Osorno y que hoy genera mayor acercamiento hacia las víctimas.

Los casos de abusos son condenables independiente quien los cometa o en el contexto donde ocurran. Por ello, las señales que deben emanar desde el Vaticano deben ser los suficientemente claras respecto a cómo se actuará frente a este tipo de delitos. Hechos donde no debe haber espacio para la defensa institucional, ni para los silencios o encubrimientos. Y la condena no solo debe ir contra autores o quienes cometieron los abusos, debe ser también para aquellos que con el silencio cómplice permitieron que estas situaciones siguieran sucediendo o no se denunciaran con prontitud.

Noticias Relacionadas

Editorial 21 noviembre, 2018

Editorial: El duro momento de Carabineros