[Columna] PSU: El rostro de la desigualdad

Publicado el 28 diciembre, 2017 Por Columna de Opinión

Han sido publicados los resultados de la prueba de selección universitaria. Desayuno incluido con los puntajes nacionales, noticias, entrevistas y opiniones, como cada año los resultados nos dicen con toda claridad y urgencia que las múltiples medidas llamadas reformas, desde los años 90, han sido todo un fracaso. La verdad es que pueden haber sido […]

Han sido publicados los resultados de la prueba de selección universitaria. Desayuno incluido con los puntajes nacionales, noticias, entrevistas y opiniones, como cada año los resultados nos dicen con toda claridad y urgencia que las múltiples medidas llamadas reformas, desde los años 90, han sido todo un fracaso.

La verdad es que pueden haber sido un  éxito para quienes las han creado a partir del convencimiento de que la educación, como cualquier mercancía, está sujeta al mercado.

Solo un  dato que nos ayuda, de los 151 puntajes nacionales, siete son de nuestra región de O’Higgins. Estos siete se reparten en seis estudiantes, ya que uno de ellos es doble puntaje nacional, de los seis, cuatro provienen de colegios pagados, uno del colegio particular subvencionado y uno de colegio municipal.

Año tras año, los resultados del Simce y de la Psu, nos dan en el rostro, nos gritan con fuerza que algo anda mal, que la enorme desigualdad socioeconómica de la población nacional se reproduce tal cual en el sistema escolar, absolutamente segregado.

A pesar de lo anterior, de una verdad que duele, se sigue insistiendo en las mismas medidas; por ejemplo, la ley aprobada de nueva institucionalidad, denominada desmunicipalizaciòn, no cambia en nada el sistema de financiamiento de la educación pública; se insiste, por parte de algunos connotados políticos que es un error terminar con el copago en los colegios particulares subvencionados. (solo ejemplos, pues hay mucho datos al respecto).

Los resultados de estas pruebas estandarizadas son evidencias claras, contundentes y urgentes de que la desigualdad es, sin duda, un problema de fondo.

Fortalecer la educación pública, potenciar el rol garante del Estado en la educación, reconceptualizar la denominada “calidad de la educación”, comenzar a hablar de Buena Educación, son solo algunos aspectos que debiera considerar cualquier intento por rescatar a la educación del mercado y volver a respetar el derecho a la educación como un derecho humano.

Esta es la libertar de elegir que dicen los que ven a la educación como negocio, esa libertad de los padres de determinar en qué colegio estudian sus hijos.

Es que acaso de todos los egresados en este año 2017 que rindieron la psu, pudieron elegir donde estudiar, acaso los miles de jóvenes que sus puntajes fueron muy bajos eligieron su colegio?. Se viene al suelo, junto a las medidas neoliberales que dicen que ayudan a la educación y a los educandos, ese falso concepto de libertad de elegir la educación para los niños y niñas del país.

Seamos claros, son los colegios los que eligen a sus alumnos según la billetera de sus padres. Las reformas al respecto en el sector particular subvencionado, también son criticadas.

Quien responde por los derechos de miles de niños y niñas a los cuales se les ha negado el cumplimiento de sus derechos elementales.

Nadie ha respondido durante estas últimas cuatro décadas y nadie responderá en tanto las comunidades educativas y la mayoría del país logren comprender de que se trata de derechos humanos conculcados.

Estos son los grandes temas, entre otros, que deben estar en la retina de la gente al momento de decidir por quien votar en una elección. Lamentablemente con la posverdad instalada y la alienación que se vive, no se auguran cambios.

 

Roberto Villagra Reyes

Presidente regional O´Higgins

Colegio de Profesores de Chile

 

 

 

 

Noticias Relacionadas

Columnas 7 diciembre, 2018

Pichidegua: 50 años de sacrificio

Columnas 5 diciembre, 2018

Ciudad con ART-quitectura

Columnas 4 diciembre, 2018

[Opinión] Cartas al director