La alternativa para que las medianas empresas puedan seguir funcionando ante peligro de crisis

Publicado el 3 marzo, 2015 Por Equipo de Corresponsales

La nueva normativa permite que pymes que están pasando por un difícil momento financiero, pero que son viables, se puedan “reorganizar” y así evitar un posible término de actividades.

Las empresas en peligro de quiebra pueden acercarse a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento.

Las empresas en peligro de quiebra pueden acercarse a la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento.

La Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, institución que rige la nueva Ley en la materia, no sólo cuenta con la facultad de brindar ayuda a personas que están pasando por un mal momento financiero y requieren ofrecer a sus acreedores una alternativa de pago que les acomode tanto a ellos como a las empresas que se les adeuda, como por ejemplos la banca, retail y casas comerciales.

Dicha opción también se ofrece a las empresas que al igual que las personas están lidiando con un mal pasar financiero y necesitan contar con una institución que los pueda respaldar frente a sus acreedores. La Superintendencia orientará a la empresa que cumpla con los requisitos para solicitar su ayuda y vigilará cada uno de los procesos a los cuales se deberá someter la organización deudora.

Este beneficio se otorga a través de “la reorganización”, procedimiento judicial, que tiene por finalidad la reestructuración de los pasivos y activos de la empresa deudora, cuando ésta es viable. Pueden someterse al Procedimiento Concursal de Reorganización, ante el tribunal competente, esto es, el del domicilio del deudor, y es una facultad que sólo pueden solicitar las empresas deudoras.

Para ser calificadas como deudoras las empresas deben ser personas jurídicas de derecho privado, con o sin fines de lucro. Personas naturales contribuyentes de primera categoría o personas naturales contribuyentes del artículo 42 N°2 de la Ley sobre Impuesto a la Renta.

Para la coordinadora regional de la institución, María Teresa Benavides, la normativa “busca transparentar una realidad muy común, con mucho embargo, donde existen personas que pueden tener muchas deudas y no tienen nada, y donde para poder pagar y terminar con las deudas, llevaban años en Dicom y finalmente no pagaban. Se busca dar solución al tema”, expresó.

La autoridad explicó que antes, una liquidación podía dejar hasta inhabilitada a una empresa y hoy en un año “puedes terminar de liquidar los activos de una empresa y apresurar el reemprendimienro de este empresario”. La reorganización busca que aquellas empresas que están en un período de tiempo donde están con problemas de solvencia, pero son viables, puedan optar a reorganizarce con sus acreedores y estar en un plano de igualdad entre el empresario o pequeña empresa versus sus acreedores”.

Si la empresa cae o está en un grado de insolvencia importante, puede solicitar ante el tribunal una solicitud de reorganización y optará a manifestarle a sus acreedores una propuesta de reorganización, finalizó Benavides.

Noticias Relacionadas