Las mujeres se tomaron el poder político en la Región de O’Higgins

Publicado el 13 marzo, 2014 Por Glenda Inostroza

Morín Contreras llegó a la Intendencia, mientras que Mirenchu Beitía hizo lo propio en Cachapoal. Carolina Cucumides y Teresa Núñez asumieron en Colchagua y Cardenal Caro, respectivamente.

Por primera vez en la Región la intendencia y las gobernaciones están en manos de mujeres.

Por primera vez en la Región la intendencia y las gobernaciones están en manos de mujeres.

Con la llegada a la Intendencia de O’Higgins de la primera mujer -Morín Contreras- en la historia de la Región; y la apuesta por tres congéneres en las gobernaciones provinciales, salta a la vista que las mujeres se tomaron el poder en la zona.

Ante este escenario, el sociólogo Francisco Larraín recordó que existen compromisos por parte de la Presidenta Michelle Bachelet de potenciar la representatividad femenina y destaca que existen otros aspectos relevantes que se deben considerar.

Entre estos tópicos se incluyen que “a nivel regional esto potenciaría la imagen que tiene Michelle Bachelet en el electorado y en la percepción macro social, puesto que una parte del electorado bacheletista no es racional y sí responde a la noción de un  gobierno femenino que hace las cosas distintas por ser mujer”, explicó Larraín.

De acuerdo al sociólogo, también existe una adjudicación de las características de Michelle Bachelet a las mujeres que asumen y que se muestran como sus partidarias, entre éstas, se incluye el rol de madre por la cual vota una parte de la población que privilegia esta figura materna.

Este rol femenino sería tan apetecido entre quienes asumen los liderazgos, como lo que ocurre con las características del súper héroe en el caso de los varones. Así lo demostrarían, de acuerdo al especialista, los experimentos que se efectúan a nivel de subconsciente desde 1993.

Así también, Francisco Larraín recalcó que Rancagua tiene un liderazgo de “caciques locales varones” con amplia formación, pero que responden a sus propios intereses y la idea es apuntar hacia una renovación porque la mayoría de los candidatos cargan con muertos en el clóset, por lo que para reducir la situación de caída, como sucedió en los casos de los subsecretarios, se opta por nombrar gente desconocida”.

A su juicio, “lo mejor de la gente desconocida es cuando son mujeres porque nadie está pendientes de ellas porque no esperan que vayan a ocupar esos cargos”.

En cuanto al por qué la Presidenta optó por este modo de actuar en este nuevo período y no lo hizo en su primer gobierno, el sociólogo enfatizó que antes “Michelle Bachelet era una mujer que dependía de la Concertación, ahora vivimos una situación inversa. En este mandato, la Nueva Mayoría depende de Michelle Bachelet, entonces tenemos un liderazgo muy fuerte que se ha ejecutado en camarillas bien cerradas y que se ha fundado en algunos momentos en la confianza. Y la decisión acá fue optar por desconocidos”.

Noticias Relacionadas