Programa para revertir la erosión de suelos en la cuenca del río Rapel durará dos años y beneficiará a miles de agricultores

Publicado el 12 octubre, 2018 Por Patricio Hernández

El proyecto es desarrollado por las universidades de Plymouth de Reino Unido, la Universidad Austral y la Fundación para la Innovación Participativa.

La Universidad de Plymouth de Reino Unido, la Universidad Austral de Chile y la Fundación para la Innovación Participativa se unieron para desarrollar un proyecto que apunta a revertir la erosión de los suelos, problema que cada año implica la pérdida de 10 millones de tierras cultivables en el mundo.

En ese contexto se realizará una intervención piloto en la cuenca del río Rapel, en la región de O’Higgins, que tendrá una duración de dos años y cuyo fin es diseñar, validar y difundir un modelo de intervención a escala de cuenca para revertir la erosión de suelos y sus impactos.

El presidente de la Fundación para la Innovación Participativa, Alfredo del Valle, explicó que la iniciativa se postuló al concurso internacional chileno británico “Nexus”, que convocó a presentar propuestas que establecieran un nexo entre problemas de alimentos, agua, energía y medio ambiente.

“Nuestro grupo, que está formado por la fundación que presido, la Universidad de Plymouth del Reino Unido y la Universidad Austral de Chile, decidió presentar esta propuesta muy ambiciosa sobre el tema de revertir la erosión de suelos”, dijo.

En ese sentido, destacó que “a ese concurso se presentaron 120 grupos chileno–británicos y se adjudicó financiamiento a solo tres proyectos. Fuimos uno de los tres ganadores. Esto lo financian en conjunto el Fondo Newton de Inglaterra y Conicyt de Chile”.

El primer hito del proyecto es constituir el grupo convocante, en que están los representantes de todos los organismos de la región que tienen que ver con el problema de la erosión de suelos.

Durante la primera reunión del grupo, el director de Indap O’Higgins, Harry Hardy, destacó la importancia de la instancia, ya que “la erosión de los suelos es un problema que afecta la capacidad productiva de los pequeños productores y, por tanto, incide también en sus ingresos y bienestar”.

Por su parte, el seremi de Agricultura de la región de O’Higgins, Joaquín Arriagada, destacó que “a través de este programa se entregan recursos financieros para apoyar a los agricultores en diversas prácticas que buscan conservar los suelos y disminuir la erosión”.

En cuanto a los beneficios que traerá el programa, el director regional de Indap precisó que en la región de O’Higgins se beneficia con este programa SIRSD-S a un promedio anual de 1.500 agricultores y que desde que se implementó esta iniciativa a la fecha se ha invertido una suma superior a los 13 mil millones de pesos.

Noticias Relacionadas